Visitar Arles. Casa de Van Gogh, Nimes y Saintes Maries de la Mer

Estándar

Visitar Arles, la casa de Van Gogh, Nimes y Saintes Maries de la Mer en la Provenza en el Parque Natural de Le Camargue en Francia.

…visitar la Provenza en Francia es ir a una de las regiones donde ya se inspiraron artistas de la talla de Van Gogh y Picasso entre otros para realizar varias de sus mejores obras de arte, eligiendo estos pueblos como residencia por su belleza y tranquilidad, que posteriormente inmortalizarían en sus cuadros como hiciera Cezanne el siglo pasado…

Portada de la Iglesia de San Trófimo en Arlés

Arles representa uno de estos pueblos, ya que fue la residencia y retiro del genial Van Gogh… donde pintó muchas de sus obras, sobre todo de paisajes y de agricultores que trabajaban aquellas tierras, obras que podemos admirar hoy en su museo homónimo de Ámsterdam. Pero no sólo por eso hay que dedicarle una visita, la ciudad cuenta con vestigios de la época romana, como el Anfiteatro y el Teatro Romano, además de varios museos de interés arqueológico e histórico de Provenza. Por tanto antes de recorrer el parque Nacional de Le Camargue más al sur, haremos una visita en esta ciudad histórica y cultural.

Anfiteatro de Arlés

Debo reconocer que la ciudad me recordaba las típicas ciudades turísticas sobreexplotadas, todo vale en el centro histórico para vender al turista. A mi juicio las ciudades deben mantener su patrimonio artístico más cuidado y organizado, o al menos intentarlo y Arles no es un ejemplo de ello en algunos sectores de la ciudad. Al Sur todavía en el centro histórico, está un poco descuidado, me recordaba a Lisboa y hay tantas tiendas, bares y restaurantes que uno no sabe bien lo que ofrece realmente la ciudad, pero en fin… la verdad es que exceptuando algunas plazas que mantienen su belleza original de la Provenza, algunos museos, la portada y el claustro de la Iglesia de San Trófimo y el legado romano, lo demás es bastante mejorable; arquitectónicamente hablando, teniendo en cuenta el interés artístico de la ci
udad. Es una opinión personal, nada más. Sin embargo la parte Norte sobre todo al lado del Anfiteatro las calles y edificios ofrecen una gran belleza.Realmente la ciudad es interesante desde el punto de vista histórico, ya que fue fundada por los griegos en el s. VI a.C, conquistada por los celtas y conociendo su máximo apogeo en la época romana. Llamada Arelate, hacia el 100 a.C. por el comercio con el mediterráneo, aunque por aquella época la ciudad más importante era Marsella (Massalia), centro comercial portuario en el Sur de Francia del Imperio Romano. Prueba de su importancia dentro del Imperio es su Teatro y Anfiteatro, sólo construidos en aquellas ciudades relevantes del imperio, en este caso prestó los servicios al legendario emperador Julio César en detrimento de Pompeyo, que cayó derrotado en las guerras internas en Roma para reconstituir la república, donde el dictador resultó victorioso.

Plaza del Ayuntamiento en Arlés

Marsella que prestó sus servicios a Pompeyo perdería su auge en favor de Arelate o Arles, instalándose allí una colonia de legionarios romanos y por este honor se construyeron estos magníficos edificios de ocio. El Anfiteatro está bien conservado porque lo han restaurado varias veces, todavía están en dicha labor, a mi juicio está demasiado nuevo… ya sabéis el turismo genera muchos ingresos. La entrada para visitar el Teatro y el Anfiteatro cuesta 10 euros y se compran junto el Teatro, éste se halla completamente en ruinas, sólo conserva una parte del frontal y varios frisos esparcidos por el suelo, resultando ser un museo de arte romano o eso dicen… Son famosas al igual que en Nimês las corridas que se celebran en el interior de sus Arenas, introducidas en la región cuando el Duque de Anjou entró a formar parte de la corona de España, así es como la Provenza pasa a ser española. Reinaría como Felipe V y los borbones entran en la monarquía española, durante ese siglo y el siguiente las corridas de toros se introducen en la Provenza Oeste, con gran aceptación. Es normal encontrarse esta tradición por toda esta parte de la región, incluyendo también a Nimes. En Arles se puede visitar también las termas romanas de Constantino, las hizo construir para darle más importancia a la ciudad, ya que en el s. IV y V era el centro administrativo de la Galia e Hispania romana, el oeste del imperio. También destaca el Criptopórtico (subterráneos), debajo del actual ayuntamiento que alberga un museo de arte romano y otro museo de interés, el museo de historia de la región de la Provenza (Museo Arlaten), en el centro de la ciudad en el interior de un exedra romana. Todos ellos junto con la Iglesia románica de San Trófimo, la Necrópolis y el Castro Romano son patrimonio de la Humanidad por la Unesco por ser de gran valor histórico y artístico. Todo ello se puede visitar en medio día y poco más, dependiendo de las entradas a los museos.

Detalle de la portada de la Iglesia Románica de San Trófimo. Arlés.

Al Sur del Anfiteatro se encuentra la Plaza de la República, es el lugar de reunión de la ciudad, uno de los lugares más bellos de Arlés. Aquí podremos disfrutar de las vistas de la Iglesia de San Trófimo, cuya portada nos cuenta historias del antiguo y nuevo testamento, junto con su claustro, una obra de arte del románico en Francia. Arles fue también importante durante la edad media por ser centro religioso e inicio de uno de uno de los ramales del camino de Santiago francés. La Iglesia de San Trófimo así lo demuestra, en cuyo interior se encuentran reliquias de Santos por doquier, lo que garantizaba ser centro de peregrinación. También alberga en su interior el que se supone el sarcófago de San Honorato. La iglesia fue construida en el s. XII en el lugar de una basílica del siglo V, llamada de San Esteban. Algunas de las galerías del claustro no se terminaron hasta el s. XIV, en estilo gótico. Para comer se puede elegir entre varios restaurantes situados en la Plaza del Foro al sur de la de la República, siguiendo la calle del mismo nombre justo a la derecha. Los precios no están mal, no resulta caro degustar la famosa cocina provenzal en una bella plaza de la ciudad.

Restaurantes típicos de Provenza. Arlés

Lo cierto es que el turismo se ve más atraído por la estancia en la ciudad de Vincènt Van Gogh, o al menos esa fue mi sensación, pero la ciudad no es para nada interesante en tal evento, tan sólo por la casa donde pintó su famoso cuadro. Pasa igual que en Salzburgo con la residencia de Mozart, salvo que la ciudad austríaca no cuenta con el patrimonio artístico de Arles. Para disfrutar del artista es mejor ir al Museo en Ámsterdam, pero es que resulta que lo que más se vende en la Provenza es que fue la región elegida por múltiples artistas para lograr su inspiración, hecho que perdura hoy día y parece que da resultado, por lo menos en Arles y
Aix en Provence. Van Gogh se retiraría posteriormente al Sanatorio de San Remy en Provence que veremos más adelante, para mí la ciudad con más encanto de la Provenza, ya que su casco histórico si ha sabido conservar su belleza y orden natural pese al establecimiento de locales comerciales y restaurantes en su casco antiguo amurallado, si bien es verdad que es más pequeño que el de Arles.No se trata de que Arles no me gustara o no fuera recomendable del punto turístico, a lo mejor cuando esperas mucho de una ciudad siempre te defrauda un poco. Supongo que fue lo que sucedió, creo que después de recorrer casi toda la región de la Provenza, Arles no tiene esa impronta personal, un carácter propio como otros pueblos de la región como Sant Remy o Gordes, pero sólo es una opinión… nada más. Como siempre digo hay que ir allí para ver y juzgar por si mismo. Sin embargo algunos rincones si están muy bien cuidados, a mi parecer el presupuesto por ahora se lo lleva todo el Anfiteatro, por eso de las corridas, ya sabéis el dinero llama al dinero… Por la tarde decidimos recorrer la zona de las marismas hacia la costa en el Suroeste de la región; se trata del Parque Nacional de Le Camargue. Miles de juncos flanquean la carretera hacia el Sur, donde grandes fincas son explotadas para la cría de caballos y toros con multitud de especies autóctonas, especialmente aves migratorias. Se pueden hacer paseos a caballo por esta región, la información se puede encontrar en el centro turístico de Arles.

Paisaje Parque Nacional Le Camargue. Provenza

Si elegimos este destino podremos visitar dos poblaciones cercanas. Uno de ellos es Aigues Mortes, un pueblo costero con una muralla bien conservada hacia la derecha según bajamos por la carretera desde Arles a la costa o también Saintes Maries de la Mer, siguiendo la carretera hacia la costa más al Sur. En ambos casos atravesaremos el Parque Nacional de Le Camargue, cuyo paisaje merece mucho la pena. Stes. Maries de la Mer alberga una de las iglesias más especiales de las que he conocido, conocida como la Notre Damme de Saintes Maries de la Mer, siendo el elegido por nosotros. Celebra la llegada de dos Santas Marías al lugar hace siglos, fundando la ciudad posteriormente. La iglesia está llena de cuadros pintados, esculturas y demás símbolos testigos más o menos certeros de la historia. Además es conocida por ser el centro espiritual a Santa Clara. También es el lugar de peregrinación elegido por los Romaníes ya que en este pueblo fue consagrado el primer Santo Gitano, cuya fotografía se encuentra al lado de Santa Clara. Cada año miles de personas de dicha etnia llegan de toda Europa a la ciudad con los Gipsy Kings a la cabeza y varios artistas más. La verdad es que es un lugar especial, el interior de la iglesia y la historia de las Santas, nos cuenta la llegada de ambas a la ciudad en una barca, pero nunca tres como se cuenta en la leyenda francesa. Según ésta llegaron a la ciudad las tres santas Marías, María Magdalena, Maria Salomé y la otra María (Jacobé). Según el nuevo testamento las últimas presentes en el sepulcro vacío de Jesucristo en la resurrección. Pero la verdad es que llegaron sólo dos. La de mayor devoción, Santa Sara, de tez morena es hoy día la protagonista de la peregrinación religiosa cristiana a la ciudad. Según esta leyenda (francesa) Santa Sara sería hija  de María Magdalena. Hecho que aprovechó Dan Brown en el Código da Vinci para enlazar la llegada de la sangre de Cristo a Europa y más concretamente a Francia a través de la historia de las Santas (Sangreal=Santo Grial), argumentando que Maria Magdalena mantuvo una relación con Jesús y que huyó de Israel embarazada a la costa francesa, basándose en los evangelios apócrifos y concretamente en los gnósticos de Tomás y Felipe, que le otorgan gran importancia dentro de los discípulos de Jesús a María Magdalena y la gran unión que mantenían dentro del círculo de los apóstoles. Estos evangelios no son reconocidos por la Iglesia Católica, sólo los canónicos y las sagradas escrituras son los que poseen la verdad para los católicos. Teniendo en cuenta la edad de Jesús y la cultura de la época, podrían estar casados, según algunos expertos en el antiguo testamento.

Iglesia Sta. Maries de la Mer. Provenza

El caso es que tanto si Santa Sara era hija de María o no, no creo siquiera que llegara a las costas María Magdalena. Es una duda que me invadía desde que vi la leí el código da Vinci y decidí ir allí para poder averiguarlo, ya que estábamos cerca… Ciertamente la iglesia conserva toda la historia de la llegada de las Santas; vida, obra y milagros. Pero como ya he dicho antes sólo dos, no tres como asegura la tradición francesa. Por tanto algo falla en la historia, ni me creo la leyenda de las tres Santas, de echo no creo que María Magdalena llegara en la barca, ni mucho menos que Santa Sara fuera hija de María Magdalena.  La iglesia católica no reconoce la leyenda francesa pero sin embargo la peregrinación y el correspondiente aporte económico que suponen las reliquias siempre se apoyó desde Roma, ya que Santa Clara fue consagrada por el Vaticano, como debe ser según la tradición católica, en aquella época por el Papa, supongo. De todas formas he de reconocer que esta iglesia posee algo muy especial, lo cierto es que es muy espiritual, la cual recomiendo a quién pueda visitarla. La iglesia completamente construida de piedra parece al exterior más una fortaleza que un templo cristiano, debido a otros usos a lo largo de su historia. En nuestra peregrinación en tierras provenzales, por autopista y pagando como siempre, en esta cara región de Francia, pensando que la historia siempre se escribe de forma de quién más le interesa nos dimos la vuelta, para ya reventarnos del todo. En todos los viajes que realizo intento aprender del lugar más que de lo que me enseñaron los libros de historia. En los lugares de tradición religiosa más de lo que me enseñó el profesor de religión y lo que predica la doctrina cristiana u otra que se precie… y siempre llego a la conclusión de que no coinciden o simplemente es mentira. Todas las doctrinas religiosas defienden su historia como única y verdadera y resulta que se contradicen con la propia historia o es la historia la que se reescribe según intereses políticos y económicos, en fin…después de haber aprendido algo más o algo menos según se mire… hartos de andar y de ver esta parte de la región, nos dijimos ¿por qué no vamos a Nimes?…y allí que fuimos…al anochecer llegamos a otra gran ciudad de Francia. Sin embargo Nimes no está enmarcada dentro de la región de la Provenza, se sitúa entre Montpellier y Arles, por la autopista que nos llevaría a Barcelona. El Anfiteatro o Coliseo también alberga corridas de toros, más famosas y prestigiosas que el de Arles y es que resulta realmente impresionante.

Anfiteatro de Nimes

La Visita a Nimês ya de noche, sirvió para pasear un poco por sus calles y disfrutar de sus edificios históricos, verdadero motivo de nuestra visita. El Anfiteatro , más original que el de Arles, más de piedra… piedra, por decirlo de alguna manera y el Templo de Diana son realmente majestuosos y muy bien conservados. Lo que comenté antes, Nimes sin ser una ciudad tan turística como Arles nos sorprendió gratamente, puesto que no esperaba que fuera tan elegante. Aquí dejo más fotos porque llegamos de noche, paseamos, tomamos una cerveza y nos fuimos para el centro de nuestra ruta en Provenza, Aix en Provence hacia las 23:30 aproximadamente, a nuestro hotel típico francés, de los de menos una estrella, en fin… no sabía si tenía piernas o pedales…  pero nos encantó esta parte de la región.

Templo Romano de Diana en Nimes

…al día siguiente en Domingo pensamos que sería un buen día para visitar otro de los Parques Nacionales de la Provenza, el Parque Nacional de Luberón. Adentrándonos en el lugar elegido para vivir de los adinerados franceses y artistas variopintos para continuar la senda de los de antaño, casas de piedra, viñedos y pueblos que gozan de un gran encanto. Paisajes dignos de enmarcar en un cuadro…

Continuamos para >>> Gordes y el Parque Nacional de Luberón

Si te ha gustado esta entrada puedes compartirla en las redes sociales, gracias 🙂
Subscribe y recibirás en tu email el Pack de Audioguías y Guías de Viaje de las principales ciiudades turísticas en el mundo
Subscripción libre de SPAM

Un Cometario

Deja tu consulta, pregunta o comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.