Turismo en Aragón: Zaragoza, Huesca, Jaca y Teruel

Estándar

Turismo en Aragón durante el puente del pilar para visitar el Monasterio de Piedra, Calatayud, Zaragoza, el Castillo de Loarre, Huesca, Jaca, el Monasterio de San Juan de la Peña, Teruel y Albarracín.

La advocación de Nuestra Señora del Pilar: El núcleo fundamental de la tradición pilarista consiste en que la Virgen María, desde Jerusalén, donde aún vivía antes de su Asunción, para confortar al Apóstol Santiago el Mayor en sus tareas de evangelización de Hispania, lo visitó milagrosamente en Cesaraugusta a orillas del río Ebro, donde se encontraba con los primeros convertidos. En recuerdo de aquel acontecimiento se levantó más tarde en aquel lugar una modesta capilla en honor de Nuestra Señora, venerando su imagen sobre un pilar o columna.

Tradición e historia del templo de Ntra. Sra. del Pilar.

Fuente: Gran Enciclopedia Aragonesa.

Fachada Basílica Nuestra Señora del Pilar. Zaragoza

Después de recorrer gran parte de la provincia de León tres meses antes, teníamos interés, por tener reciente la historia de Castilla, conocer también la de Aragón y la importancia que tuvo también en la reconquista española.  Hay que decir que países como Grecia, Italia, Francia y las regiones españolas de Barcelona, Mallorca y Valencia pertenecieron a la Corona de Aragón; el Reino de Aragón por tanto posee una gran historia digna de mención.

Por último el tercer motivo era conocer parte del patrimonio de España y de la Humanidad, el Arte Múdéjar muy presentes en Teruel y Zaragoza y conocer parte de los pirineo, Huesca, Jaca y su impresionante Monasterio San Juan de La Peña, joya del románico español. Seguramente hay más, pero esto lo dejo para descubrirlo durante nuestro viaje.

Así que hablamos con unos amigos viajeros, para preparar este viaje y así se hizo, el puente elegido, obviamente el Puente del Pilar de 2010.

Partimos el día 4 desde Madrid, dirección a Zaragoza, varios grados bajo cero, 10:00h de la mañana y aún cuando todavía no había empezando a salir el sol, llegábamos a nuestra primera parada del camino; El Monasterio de Piedra. Hacía un frío que pelaba, y la nieve de la noche anterior todavía no se había descongelado. Dicen que lo ideal es visitarlo en primavera cuando el paisaje está en todo su esplendor, pero realmente el paisaje invernal de alrededor del Monasterio era impresionante. El Monasterio se encuentra en la ciudad de Nuévalos (Zaragoza) y fue fundado en 1194 por trece monjes cistercienses venidos de Poblet en el antiguo castillo de piedra. Aquí os dejo el enlace para mayor información:

Lago Espejo. Monasterio de Piedra

Merece más la pena el entorno del Monasterio que el conjunto monástico en sí, ya que no se encuentra totalmente construido. Cercano al Monasterio podrás encontrar cascadas, lagos, ríos y gran variedad de árboles y arbustos, que avivan más la belleza del paisaje. Este fenómeno cárstico tipo de este tipo de paisajes creados por el río Piedra. Se pueden presenciar en las inmediaciones del parque espectáculos con aves, entre las que se encuentran lechuzas, águilas, buitres, búhos y alimoches.

Terminamos pues nuestra primera visita y nos dirigimos a Calatayud, para ver la ciudad aprovechando que pararíamos a comer. La ciudad en sí no es que tenga mucho que ver, pero ya que nos pillaba de paso; pues preguntamos por la Dolores, me imagino que ya conocéis la copla: Si vais a Calatayud, preguntad por la Dolores, que es chica muy guapa amiga de hacer favores…” No digo más,  ciertamente, si vais a Calatayud en vez de ir a su casa, id a comer al Hotel Posada el Arco de Miguel, en la parte norte de la plaza principal. Creo que he comido en pocos restaurantes donde la comida sea tan buena y a tan buen precio., como en este restaurante. Imprescindible, si tu destino pasa por esta ciudad es comer y degustar sus viandas, además aquí te contarán la historia de la famosa mesonera de primera mano, pero la historia real no la ficticia. Además no olvides pedir las migas, plato típico de la región, las que yo probé me las sirvieron con melón y uvas, parecidas a las que sirven en algunas localidades serranas de Jaén. También se pueden degustar otros platos más elaborados, pero bueno, quién haya leído algunas de mis entradas de este blog, ya sabrá que prefiero la comida tradicional y típica de las zonas que visito. Como dice mi amigo Claudio: “Para conocer totalmente una región es imprescindible antes conocer su historia, su gastronomía y sus mujeres…”, jajaja, es un cachondo!. Damos nuestro paseo de rigor por Calatayud para rebajar la comida hasta la plaza y a media tarde partimos para Zaragoza para pasar nuestra primera noche en tierras aragonesas. Cómo el anterior viaje fuimos reservando los hoteles sobre la marcha porque nos fue muy bien y aquí hicimos lo mismo.

Llegamos a ZARAGOZA al anochecer, sábado noche, para salir a conocer la Cultura de tapas de Zaragoza, sobre todo en el casco histórico de la ciudad. Buena comida, en tapas con generosa abundancia y elaboración, bastante recomendable. El primer día y ya nos topamos con unos conocidos en el segundo bar que visitamos, en Zaragoza a unos 800 kms. de nuestra localidad, así que la noche se ameniza más si cabe. Nos comentaron que habían estado haciendo ese día la ruta de Sos del Rey Católico y los Castillos, en la provincia de Huesca y que merecía mucho la pena, lamentablemente nosotros no teníamos suficiente tiempo pues queríamos hacer Huesca y Jaca en día y medio, lo digo por si alguien está planificando este mismo viaje, lo tenga en cuenta. En verdad este viaje prácticamente lo planificó mi amigo Claudio, ya que yo por trabajo estaba muy ocupado, y prefirió el Castillo de Loarre por cercanía, en vez de esta otra ruta de Castillos que están ya casi pegados a Navarra, según nos explicó. La historia de los Castillos en Aragón y su cercanía se debe a que conforme se iban conquistando los territorios poco a poco y cómo de una partida de ajedrez se tratara, se iban ocupando y se iban construyendo otra fortaleza defensiva u ocupando o reconstruyendo la recién ocupada. Desde este nuevo castillo, se partía al combate de nuevo otra vez más al Sur, para obligar al Imperio Árabe a retroceder de nuevo sus tropas y abandonar territorios en pos de la reconquista.

Volviendo a la cena y las tapas; aprovechamos gran variedad de la gastronomía zaragozana, Ternasco de Aragón, Espárragos de Tudela y Cerdo a la Zaragozana, entre otros, regados con Vino de Cariñena, por supuesto. En fin, terminamos nuestras copas para rebajar,en el Centro de Zaragoza en unos pubs con muy buen ambiente, la verdad es que Zaragoza me sorprendió en este aspecto. Y…. a dormir, al día siguiente lo completábamos en Zaragoza y partíamos para el Norte de la región.

Día, 5, el tiempo no mejora, hace menos frío, pero llueve. Me consuelo pensando que en Diciembre siempre es bonito viajar, porque la Navidad está cercana y las ciudades se visten con sus mejores galas, y… el tiempo era un mierda, para que nos vamos a engañar!.  El Hotel; Apartamentos Sabinas Alfonso en Zaragoza tenía la virtud de ser muy céntrico a buen precio, al lado de la Basílica del Pilar, recomendable. Así que desayunamos rápido y pasamos a conocer más de la historia de este templo Mariano. En vísperas del día del Pilar, la ciudad y el templo rebosaban entusiasmo y gentío. Según la tradición, la historia de la aparición de la Virgen a Santiago el Mayor, que se encontraba predicando por tierras de Cesarautusta o sea la Zaragoza romana, fue el motivo por el que se construyó una capilla inicial dedicada a María. Según esto, María se le habría aparecido “en carne muerta” y mucho antes de asunción para proveerle fuerza para continuar predicando y no flaqueara su fe. Simbólicamente le otorgó el pilar para ello, el pilar de jaspe que hoy se puede ver en esta catedral y por la que es famosa esta basílica. Lo curioso del asunto es que en esa época, año 40 d.C y mientras Santiago evangelizaba Hispania, María vivía en Jerusalén, en fin, más rollo religioso. También y al hilo de Santiago el Mayor, es el mismo apóstol que el que se encuentra enterrado bajo la Catedral de Santiago. Y nos cuenta referente a esto, el historiador católico Claudio Sánchez Albornoz…

pese a todos los esfuerzos de la erudición de ayer y de hoy, no es posible, sin embargo, alegar en favor de la presencia de Santiago en España y de su traslado a ella, una sola noticia remota, clara y autorizada. Un silencio de más de seis siglos rodea la conjetural e inverosímil llegada del apóstol a Occidente, y de uno a ocho siglos la no menos conjetural e inverosímil traslatio. Sólo en el siglo VI surgió entre la cristiandad occidental la leyenda de la predicación de Santiago en España; pero ella no llegó a la Península hasta fines del siglo VII.

C. Sánchez Albornoz: “En los albores del culto jacobeo”, en Compostellanum 16 (1971) pp. 37-71.

Todo hace pensar que la iglesia ha sabido manejar muy bien los mitos y las leyendas como pasa en la mayoría de las ciudades, que las mantienen en virtud del turismo o por motivos puramente económicos, pero que son inciertas. En el caso lo de la iglesia lo hacían por pura política y por planificar la expansión del cristianismo, de una forma más rápida y eficiente. En este caso como pasó con el descubrimiento de la tumba del apóstol Santiago o la aparición de la Virgen de Covadonga con Pelayo como estandarte en pos de la reconquista o en el caso de Zaragoza que para cristianizar la zona después de su conquista hacía falta dinero, que provendría de familias nobles, de la corona de Aragón y de los peregrinos, por supuesto. Los mitos, las leyendas, y sobre todo las reliquias han sido el motor económico de lo que la Iglesia posee hoy día, esto es incuestionable.

Vista de la Basílica y el Ebro en Zaragoza

De todo lo comentado anteriormente y acerca de que no existe tal documentación gráfica que lo asegure, sobre todo en la cultura apostólica y romana de esa época, hay que decir que en ambos casos serían refutados según el historiador Claudio Sánchez por la improbabilidad de que Santiago Apóstol llegara a Hispania. Y sobre todo en el caso de Zaragoza que nos ocupa ahora, porque se sabe que existía una capilla anteriormente pero consagrada a María “a secas”. Aunque todo esto resulta obvio y tras la reconquista de la ciudad de Zaragoza a manos de Alfonso I de Aragón en 1118, no es hasta el año 1290 aprox. cuando el Papa reconoce la historia “del pilar” como verdadera y la refunda en una bula papal que le permite la importancia religiosa y la financiación posterior para restaurar el edificio. Pontífices venideros harán lo mismo en pos de lograr y encumbrar a Zaragoza y a la basílica del Pilar como nueva construcción y centro mariano de indudable importancia religiosa para toda Europa. Y así funciona esto, sin dinero no hay cristianos… esto lo tenía ya muy claro la iglesia desde los debates que mantenían en su seno desde la baja edad media, como pasaba con los franciscanos por ejemplo, que defendían la pobreza como método espiritual.

Retomando un poco la historia de la Basílica Catedral del Pilar de Zaragoza, la cual fue construida en el s.IX a partir de una iglesia mozárabe consagrada también a María, como decía anteriormente. Tras la reconquista por parte de Alfonso I, se empezó a construir la Iglesia Románica de la que aún queda algún vestigio de la actual catedral, pero no se conoce ningún documento referido a esta capilla hasta finales del s.XIII, que sí se hace mención y por la que el Papa decide emitir la bula papal, otorgándole estos privilegios. Posteriormente y tras las reconstrucciones posteriores, la iglesia pasó a ser Catedral de estilo gótico-mudéjar, estas reconstrucciones se produjeron hasta el año 1515, incluida la sillería y el Retablo del Altar Mayor de Damiant Forment. Juan José de Austria es el que impulsa la última renovación de la Catedral por el 1670 y actualmente es considerado uno de los edificios más importantes del Barroco español.

Retablo Altar Mayor de Damiant Forment en la Basílica del Pilar. Turismo en Zaragoza

Enfrente de la Catedral y tras cruzar el puente, se obtienen unas vistas de la Basílica junto al Ebro, son las fotos que mejor obtendrás como recuerdo de haber visitado la ciudad.

Otro de los edificios más importantes de Zaragoza es la Catedral del Salvador, también llamada “La Seo”. Está construida a partir de una antigua mezquita musulmana, que a su vez suplantó un templo romano. La nueva construcción comenzó en el s. XII en estilo románico, integrando la mezquita aljama. Lo más importante de esta Catedral es el Cimborrio interior de la Torre, y la decoración exterior del ábside y su muro contiguo llamado “Parroquieta. Son considerados como los mejores detalles arquitectónicos, labrados, vidrierías y azulejos en Arte Mudéjar de la ciudad de Zaragoza. Estas labores se unen a otros ejemplos cumbre del Arte Mudéjar de Aragón,  repartidos por la región siendo declarados Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco. Los mudéjares, fueron los antiguos musulmanes que estuvieron bajo el control político y religioso español después de la reconquista y que convivieron ya en época cristiana en nuestro territorio, seguramente por interés entre ambas partes. Debido a las sucesivas revueltas y al odio propagado por parte de la población cristiana, fueron obligados a convertirse al cristianismo en 1502 por real decreto, llamados moriscos desde entonces y finalmente expulsados de España. Durante esta época mudéjar, muchos de estos arquitectos y artesanos, vivieron en la región de Zaragoza, llegando a tener hasta un 10% de la población de la corona de Aragón. Los mejores artistas fueron llamados para ornamentar varias construcciones de relevancia. Los mocárabes y atauriques, fueron detalles mudéjares muy reconocidos en sus obras en particular, y que en la región de Aragón alcanzaron la máxima expresión. Estos elementos arquitectónicos de gran belleza estaban impresos en yeserías, ladrillos, madera y azulejos principalmente y realzaban la belleza de los edificios más relevantes. Las obras de Zaragoza anteriormente mencionadas en “La Seo” y otras de la misma provincia son consideradas patrimonio de la humanidad por su valor excepcional. Junto a ellas también las que se encuentran en Teruel que luego veremos más adelante. Aquí os dejo un enlace para mayor información sobre el Arte Mudéjar en la región.

Si tenéis tiempo visitad también el Palacio de la Aljafería, construcción árabe que fue casa del rey musulmán cuando Zaragoza fue taifa de Saraqusta.  El nombre del palacio significa el Palacio de la Alegría, en honor al culmen político, económico y cultural al que llegó este reino taifa. Los restos mudéjares del edificio, también se suman a los declarados por la Unesco Patrimonio de la Humanidad.

Después de echar la última mirada al Ebro, el Pilar y la ciudad, partimos dirección a Huesca, hay que tener en cuenta que nosotros pasamos poco tiempo en Zaragoza, ya que podríamos ver lo que nos quedara de interés a la vuelta. Por tanto a media mañana ya estábamos en HUESCAEsta ciudad es pequeña, como su casco histórico, pero me sorprendió gratamente, de hecho toda la provincia lo hizo. Huesca es de aquellas provincias que pasan desapercibidas, y quizás por ese motivo te sorprenden más. El casco histórico se recorre rápidamente desde la calle del Coso hasta las murallas, destacando los conjuntos de La Catedral de Santa María y la Iglesia de San Pedro el Viejo.

Hay que tener en cuenta que esta ciudad aragonesa también estuvo bajo la dominación árabe y las Murallas de la ciudad de Huesca fueron construidas por los árabes en el s. IX, para protegerse de los cristianos que provenían del norte. La ciudad tenía en sus murallas 7 puertas y 100 torres, pero sólo queda una en pie. Al igual que la catedral de de la Seo de Zaragoza, la Catedral de Sta. María, está construida sobre una antigua mezquita, que fue suplantada tras  la reconquista. Paseando por el casco histórico te encontrarás con la fuente de las Musas. Lo ideal, como hicimos nosotros fue recurrir al punto de información turístico para que te hagan una visita guiada de “La Huesca Vieja”, en hora y media te habrán enseñado y explicado lo más interesante de la ciudad, es económico y bastante práctico, aunque llevando algo de información se podría obviar. La Iglesia de San Pedro el Viejo, de estilo románico es de las iglesias más antiguas de España, fue construida en el s.XII como monasterio y tiene su claustro muy bien conservado. Es interesante como decía las explicaciones del guía para que sepáis la historia de esta iglesia y de la famosa Campana de Huesca y de Ramiro II el Monje.

Fachada de la Catedral de Santa María. Huesca

El Reino de Aragón se fraguó anteriormente por la unión de los condados de Aragón, Sobrarbe y Ribagorza en la figura de Ramiro I en 1035, de esta unión política entre Navarra y Aragón, se acabaría la Corona de Pamplona con la subida al trono del hijo de Ramiro I, Sancho Ramírez de Aragón. Éste último es considerado el primer rey del Reino de Aragón en 1076. En conjunto con su hijo Pedro I, legitimaron el reino bajo el amparo de la Santa Sede, por lo que pasó a formar parte de los estados occidentales, el reino estaba consagrado. Pedro I conquistó Huesca, mientras que otro de los hijos de Sancho Ramírez, Alfonso I el Batallador, hizo lo mismo con Zaragoza y otras ciudades de relevancia, lo que supuso la caída de la taifa de Zaragoza y del dominio musulmán. La posterior ocupación del territorio por parte de los montañeses de Aragón fue inminente. Ambos reyes fueron los encargados de expandir el reino, pero Alfonso I,  murió sin descendencia y legó a la Orden del Temple las tierras conquistadas. Mientras que lo nobles navarros eran partidarios de que García Ramírez ocupara el trono, legalmente le pertenecía a Ramiro, el hermano de Alfonso I  ser Rey. Pero Ramiro no era militar, ni político, era monje,  el que fuera Abad del Monasterio de Pedro el Viejo en Huesca y ahora Obispo de Roda-Barbastro a la muerte de su hermano Alfonso.  Los nobles de Aragón reunidos en Jaca eligieron a Ramiro rey, pasando a ser Ramiro II de Aragón y conocido como el Rey Monje. Esto provocó la separación del reino de Navarra.

Detalle capitel Claustro Iglesia San Pedro el Viejo. Huesca

Detalle capitel Claustro Iglesia San Pedro el Viejo. Huesca

Cuenta la leyenda que varios nobles aragoneses ansiosos de poder, intentaron derrocarlo, por no considerar que tendría valía para manejar el reino, de hecho sólo era monje, no tenía ni experiencia política, ni militar. De estas revueltas Ramiro II huye y casi pierde el trono.  Cuando se estabilizaron las revueltas, regresó Ramiro y mandó decapitar a los precursores de este complot político e hizo una fiesta a la que invitó a todos los nobles del reino. Cuando acabó la cena los invitó a bajar a las dependencias del que hoy es el Palacio Real de Huesca, según esta leyenda claro. Los nobles supervivientes se quedaron estupefactos al ver las cabezas de los nobles opuestos a Ramiro en el suelo, en forma de círculo. Colgada la cabeza del más importante de ellos de una cuerda sobre ese círculo de testas simbolizando el badajo de una campana, por eso se conoce como La Campana de Huesca. Con esto el “Rey Monje” como se le conocía, recuperó su autoridad en todo el reino. El sonido de esta campana sonó con toda la fuerza que el Rey necesitaba, incluso fuera de la península. De hecho la historia llegó a todos, cantada por trovadores, retratadas en lienzos como la que hay en la Escuela de Bellas Artes de Sevilla obra de Esquivel y redactada en sus Crónicas en el s.XV por San Juan de la Peña. Aunque se dio la historia por cierta hay historias semejantes que provienen desde época de los romanos y que se pudo introducir en el reino por el vecino reino Carolingio. De todas formas surtió efecto, eso es seguro, en cualquier caso otra leyenda que tiene éxito, al menos por el reconocimiento del nuevo Reino de Aragón. Ramiro II, el no sólo fue un buen rey, sino que está considerado como uno de los más brillantes gobernantes de Aragón. En 1137 Ramiro II el Monje pactó los esponsales de Petronila de Aragón, con Ramón Berenguer IV de Barcelona. El hijo de ambos, Alfonso II, fue el primer rey en heredar los títulos de rey de Aragón y conde de Barcelona, comenzando así la línea sucesoria de la recién instaurada Corona de Aragón.

Palacio Real en Huesca. Turismo en Huesca

Lienzo copia del original La campana de Huesca

Ya a media tarde y por recomendación del amigo Claudio nos pasamos para ver el Castillo de Loarre, ya que es un Castillo bien conservado que data desde los tiempos de la reconquista, tan bien conservado está que se utilizó para rodar escenas de la película “El Reino de los Cielos” de Orlando Bloom y es que le encantan estas misceláneas. Debo decir que merece muchísimo la pena, pues las explicaciones del guía fueron geniales, desde su historia hasta como se financiaban las batallas. El Castillo fue construido por Sancho III de Navarra, en el s.XI y domina la altura sobre la población de Bolea en la llanura, que antiguamente fue población dominada por los musulmanes. El Castillo en sí está considerado como la fortaleza románica mejor conservada de Europa. Tuvimos mucha suerte en la elección del día, pues habiendo llegado tarde nos dio una clase magistral sobre las batallas históricas de la reconquista y la estrategia militar de la época. De como se iban conquistando poco a poco los territorios, a veces incluso se tenía que retroceder por perder el castillo y volver a pugnar por él posteriormente. Las guerras se sucedían en periodos de años, pues eran muy costosas y no había tanto dinero como para hacer batallas a diario. Impresionante, me encantó, por otro lado el Castillo todavía conserva la Torre de Vigía, la iglesia y las puertas en recodo como lo usaban los árabes en sus castillos para impedir el avance del enemigo ante un asedio frontal. A partir del s.XII, el Castillo que se construyó para defensa, y esto lo ilustra perfectamente el guía en sus explicaciones, deja de tener este sentido pues ya dejaba de ser fortaleza fronteriza.  La poblanción de Bolea, desaparecería posteriormente y se construyó Loarre, con piedras de esta fortaleza. Tan entusiasmados nos quedamos con las explicaciones que se nos hizo de noche, pero mereció mucho la pena. Aquí os dejo el enlace para que podáis concretar la visita, insisto es fundamental verlo con guía, sin ella la visita quedará en menos de la mitad:

En el Castillo de Loarre se rodaron escenas de la película “El reino de los cielos”

Partimos ya de noche para Jaca, estaba cerca algunos kms, para pasar la noche en el hotel que reservamos el día anterior y para asistir a la cena de unos amigos de mi compañero Claudio. Buena cena, con varios integrantes del ejército de montaña que tiene su cuartel en Jaca y muy buen Pacharán casero, muy rico.

Al día siguiente, día 6 de Diciembre, festivo día de la constitución Española, la idea era subir a Benasque, pero las noticias no eran buenas, hubo nevada copiosa la noche anterior y no era buena idea subir, así que dedicamos la mañana al Monasterio de San Juan de la Peña, el Viejo y a visitar la ciudad de Jaca, regresando por la tarde de vuelta a Zaragoza. Gran desayuno en ruta en un restaurante típico de piedra, huevos fritos y bacon, había que alimentarse bien pues el día iba a ser duro. Debo decir que de lo que más me gustó del viaje fue el Monasterio, es impresionante, sobre todo la parte más antigua labrada al abrigo de la roca, para protegerse del frío. Esto fue lo que permitió que se conservara el impresionante Claustro que posee, los Capiteles son de los mejores conservados del románico español y obra de un artista desconocido. El entorno merece mucho la pena, se puede subir a pie, pero recomendaría usar los servicios de bus, hay que estar atentos porque tardan un poco en bajar y subir desde los aparcamientos hasta donde se puede dejar el coche. Realmente el Monasterio está situado en la población de Santa Cruz de la Serós, cercano a Jaca. Además de su importancia artística, se encuentran enterrados gran parte de los reyes del antiguo reino de Aragón. También es vía compostelana, pues forma parte de la ruta por Aragón del camino de Santiago. La construcción del monasterio se debe a Sancho el Mayor, que cede el monasterio a la Orden de Cluny, siendo en el s.XII cuando adquiere el aspecto más o menos que tenemos actualmente. Cómo decía el monasterio y su historia va ligado a la historia del Reino de Aragón y a su reconquista.

Según la leyenda española sobre el Santo Grial, éste permaneció en el monasterio, después de pasar por diversas ubicaciones como lacueva de Yebra de Basa, monasterio de San Pedro de Siresa, iglesia de San Adrián de Sásabe, San Pedro de la Sede Real de Bailo, la Catedral de Jaca, desde 1071 hasta el 1399.

Fuente: Wikipedia.

Detalle claustro y capiteles del Monasterio de San Juan de la Peña. Turismo en Jaca

Los ojos de los personajes de los capiteles son enormes en proporción y con forma de almendra, son curiosos y únicos de este claustro, se cree que fue la marca del maestro escultor. Aprovechando la visita y volviendo a la zona de aparcamientos donde se recoge el bus se puede asistir a la visita del Monasterio de San Juan de la Peña, el nuevo, edificado en el S. XVII en estilo Barroco y en donde actualmente los monjes hacen su vida monacal. Junto a este monasterio, que también es una Hospedería,  se encuentra el  Centro de Interpretación del Monasterio San Juan de la Peña, que describe con varias dependencias al visitante cómo era vida en el Monasterio, está muy bien logrado, la verdad.  También en otra parte del enorme edificio se encuentra el Centro de Interpretación del Reino de Aragón, en esta sala contigua se puede ver el video del inicio y desarrollo del Reino de Aragón, muy recomendable porque la historia de esta región bien lo merece y por el desarrollo posterior de lo que hoy es España. Yo recomendaría empezar el viaje aquí, porque así ayuda a una mayor compresión de lo que posteriormente se va a ver, es decir empezar en el nacimiento para terminar en Teruel, sería lo más aconsejable. Os dejo el enlace para coordinar toda la visita, horarios, bus, etc… Todo el conjunto se lleva casi una mañana, para sacarle bien el jugo, pero merece mucho la pena.

Al término de la visita volvemos para visitar la Catedral de Jaca, que también merece la pena. Al igual que en la iglesia de San Pedro el Viejo en Huesca, las ventanas era de Alabastro, aquí en Jaca mucho más presentes, y esto era porque antiguamente eran más económico hacerlas de esta piedra semitransparente si se corta en pocos centímetros de grosor.

Comemos en Jaca y nos vamos echando leches para ver el Palacio de la Alfajería de Zaragoza, esto fue un error en el viaje porque no consultamos el horario y cierra muy pronto, llegamos sin tiempo para poder verlo. Así que, nos damos otro paseo por Zaragoza y volvemos de camino a Teruel haciendo noche en el trayecto.  Os dejo una foto, ya de noche de la portada.

Palacio de la Alfajería. Zaragoza

Palacio de la Alfajería. Zaragoza

Llegamos al hotel, relativamente temprano, lo cual no es costumbre y decidimos ir al pueblo cercano a cenar, pues era un hotel de carretera, reservado sobre la marcha como siempre, en un lugar entre Zaragoza y Teruel, en la autovía. Cenamos en un lugar que nos recomendaron, muy bien y muy barato, y a descansar de nuevo al hotel.

Día 7, desayuno y para Teruel, tenemos programado todo el día con visita turística por la ciudad y dormir en la misma ciudad para salir vía Cuenca no sin antes pararnos a visitar la preciosa población de Albarracín a la mañana siguiente.

TERUEL conforma la importancia del resto del arte mudéjar de la región, y esto queda muy presente en sus impresionantes torres. Son la Torre y Techumbre de la Catedral de Santa María, las Torres de las Iglesias de San Pedro, San Salvador y San Martín. Patrimonio de la Humanidad como el resto de las anterioes del Arte Mudéjar de Aragón.

Para mi gusto para que el viaje hubiera sido perfecto tendríamos que haber parado después de Jaca en la Ruta de los Castillo de Aragón y visitar el pueblo del Rey de Sos Católico y pernoctar ahí. Al día siguiente haber visto bien el Palacio de la Alfajería. Porque Teruel se ve en una tarde, con guía y todo, porque lo que merece la pena son las obras del mudéjar. Lo más turístico es la historia de los Amantes de Teruel, que es una pijada, incluyendo su visita a donde se suponen enterrados. En mi opinión Teruel le falta mucho para lograr lo bien que tienen enfocado el turismo Zaragoza y sobre todo Huesca. Por tanto dedicad más tiempo siempre al norte que al sur, me lo agradeceréis.

Detalle Torre San Martín. Teruel

Por este motivo andaba yo mosqueado esa tarde, pero cuando salimos de la Catedral de ver el artesonado mudéjar, y suponiendo que a Teruel no viene nadie porque nadie sabe donde está (esto es broma), abro la puerta de la Catedral para salir y me topo con un primo mío que llevaba dos años y medio sin verlo, jajaja, me partía. Resulta que había perdido el avión a Ámsterdam por la huelga de controladores, que fue ese fin de semana, y decidieron viajar desde Valencia a conocer Teruel, cosas del destino. Así que me arreglo el día, quedamos para echar las cervezas en un bar cercano en el centro, a razón de jarra de litro por barba y a cenar donde estuvieron ellos la noche de antes. Creo que fue la mejor manera de rematar nuestro viaje a tierras aragonesas. Cena copiosa y vino en abundancia, en fin… la celebración fue gloriosa hasta que nos dejaron las mujeres.

Plaza del Torico. Teruel

Pie de Foto: Plaza del Torico en Teruel, centro de ocio lleno de restaurantes y bares, en honor a la leyenda de que Teruel proviene del nombre del toro (presagio contra los almohades que acababan de tomar Valencia) y la estrella “Actuel”, formando el vocablo Toruel y con el que se fundaría posteriormente la ciudad de Teruel.

Al día siguiente, día 8 y chin pún, nos fuimos camino de Albarracín, un pueblo de gran valor artístico, considerado en más de una vez para ser Patrimonio de la Humanidad, desde 1961, Y sin éxito hasta ahora.

Al norte se encuentra  la sierra de Albarracín y a sus faldas se construyó este precioso pueblo rodeado de un parque natural de pinares y cercado prácticamente por el río Guadalaviar. En sus alrededores nace además de este río, otros tan importantes como el Tajo y el Júcar. Entrar y divisar el pueblo ya es un espectáculo, todo el marco es majestuoso, desde abajo, pues el pueblo se encuentra situado en lo alto de una peña, con plantel defensivo por lo que explicaré más adelante.

Desde tiempos de los musulmanes ya era una villa importante, de echo vivió en ella la familia bereber Al-Banu-Razín, que hicieron de estas tierras la Taifa de Albarracín en honor a su nombre, del que también proviene el nombre de la  población en la actualidad. Posteriormente y tras su cesión fue a parar a manos del linaje Navarro de los Asagra, pasando a ser independiente de la Corona de Aragón. Más tarde aún, pasó a manos de la familia noble de los Lara, que procedían de tierras del reino de Castilla. Finalmente fue conquistado para la corona por Pedro III en 1285. Su conjunto histórico está declarado como bien de interés cultural, destaca su Catedral del Salvador del s.XVI, la Casa Consistorial de la misma época, la Plaza, La Casa de Julianeta como ejemplo de Arquitectura Popular y el Palacio Episcopal. Aquí si merece la pena contratar un guía para grupos en la oficina de turismo, además de ser más económico tiene mejor resultado que en Teruel. Las edificaciones defensivas de la época musulmana son las más antiguas, como el Castillo de Albarracín, y la Torre del Andador, s. X y las Murallas de Albarracín, son del x.XV, de la época de defensa cristiana, ante el asedio de la Corona de Aragón.

Albarracín en Teruel. Uno de los pueblos más bonitos de España

Hay que tener en cuenta que se puede subir en coche hasta casi la plaza de donde parten las visitas, porque el pueblo está situado a cierta altura. Desde arriba se consiguen buenas vistas de las sierras de alrededor. En mi opinión falta echarle más dinero a algunas restauraciones porque la villa y las construcciones, sobre todo las casas que se mantienen muy bien conservadas de las antiguas de la época medieval, bien merece la distinción de Patrimonio Mundial por la Unesco. En el casco histórico viven ya poca gente, prácticamente lo están dejando como museo al aire libre y para su mejor conservación. Creo que es acertado teniendo en cuenta que buscan la inclusión en la lista de la Unesco; ánimo.

  • Web de Albarracín.org. Turismo en Aragón

Concluye así el viaje por tierras aragonesas. De este viaje recuerdo los buenos ratos con mis amigos Claudio y Ana, porque son una compañía estupenda, y de mi mujer por supuesto. Las sorpresas gratas de los encuentros que amenizaron aún más las estancias y por lo que me gustó toda lo que pude ver en Huesca. La gastronomía y sobre todo la historia de la región y el desarrollo posterior como uno de los reinos más importantes de la edad media en España y estandarte en la reconquista de este país. Lo pero por mencionar algo, el frío que hizo, desde que subimos el primer día que había nevado la noche anterior, al frío de Huesca y Teruel. Sólo nos llovió en Zaragoza, para los que no les gusta mucho el invierno, desestimad viajar a Aragón en esta época, mejor en primavera, no??, yo en mi caso mientras no llueva no hay problema… bien queda reflejado en la foto del primer día cuando subimos a Zaragoza y paramos en el Monasterio de Piedra.

Cascada Monasterio de Piedra. Zaragoza

Pie de Foto: Recuerdo al frío que pasamos y a nuestros amigos, sobre todo a mi colega Claudio, que se esfuerza y casi siempre planifica mejor los viajes que yo.

Compramos pues, algo de vino y enseres para el recuerdo en tiendas cercanas al río, a la entrada y unos bocadillos para el viaje, pues la vuelta será dura. Hay que tener muy en cuenta que para hacer la ruta por Aragón, Teruel está prácticamente incomunicado, sólo llega la autovía desde Zaragoza, las demás carreteras de acceso de salida y entrada son comarcales, excepto las que lo comunican hacia el Sur, que es como si lo fueran, porque tienes que atravesar sus sierras. En nuestro caso volvemos por Cuenca, aunque el paisaje por las serranías merece la pena, 88kms. son muchos entre la sierra. Hasta dejar finalmente a mis amigos en su pueblo de Toledo, que nos “obligan” a cenar rápido y llegamos rotos para Andalucía a las tantas de la noche, sobre todo yo, que conduje todo el día… en fin, estuvo también el viaje que quedamos pendientes en hacer uno para el verano de 2011, sería por el frío que pasamos… el lugar escogido: Una ruta por la Toscana Italiana. Lo digo ahora que lo estoy escribiendo porque a pesar de que estamos en 2013, este viaje también se concluyó hace ahora casi dos años y que os contaré próximamente en este blog, es que voy con algo de retraso, uno se va haciendo viejo y el trabajo ahora me deja más tiempo para dar caña a este blog.

Maño es un gentilicio popular relativo a la propia ciudad de Zaragoza y proviene del vocablo en latín magnus/magnum que a su vez ha derivado en magno. Su significado en latín es “grande”, con lo que, de alguna forma cuando nos llaman maños nos debemos sentir orgullosos.

Por último y para quién le interese aquí os dejo un artículo de ABC sobre la historia del Reino de Aragón y la polémica histórica con Cataluña, para quién le pueda interesar:

Si te ha gustado la entrada de Turismo en Aragón, puedes promocionarla en las redes sociales 🙂

Subscribe y recibirás en tu email el Pack de Audioguías y Guías de Viaje de las principales ciiudades turísticas en el mundo
Subscripción libre de SPAM

2 Commentarios

  1. Hola primo. Soy tu primo Juan Luis.

    Hostia primo, que alegría me ha dao recordar nuestro encuentro en Teruel y conocer de tu blog en general.

    Eres un crack macho, y me estoy apuntando todos esos buenos sitios que aconsejas.

    Lo dicho, aquí tienes a un seguidor fiel de tus viajes. A ver cuando planificamos uno y que Pedro jr. y Bruno lo disfruten también. Nosotros este verano nos vamos a lanzar a probar el viaje en autocaravana, alquilada a un primo de Ana que nos la deja baratita.

    Un abrazo campeón y ánimo con el blog que mola mucho.

Deja tu consulta, pregunta o comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.