Que Ver en Cantabria. Rutas de España

Estándar

Que ver en Cantabria es un recorrido por lo más importante de la región en coche en 2 días. Santander, San Vicente de la Barquera, Comillas, Santillana de Mar, Ruta del Románico, Valles Pasiegos… Una de las mejores rutas de España, un paraíso en el norte de la península, eso es Cantabria.

La persistente y monótona llovizna hacía brillar las lastras y cayuelas que bordean el camino. Con el palo al hombro, y lanzando bocanadas de humo del mal armado cigarrillo, caminaba callejón abajo, tras la gorda y arisca vaca, el pasiego “Centellas.
Luis Mazón Aramburu
Revista “La Montaña” (La Habana), nº52, 1916

Llegando a la Vega del Pas. Valles Pasiegos. Que Ver en Cantabria Lunes, 23 de Septiembre de 2010; habíamos partido el día anterior desde Llanes para hacer noche en Santander y aprovechar un poco más el día. Desde la capital tendríamos dos días para visitar la preciosa región de Cántabra. Como no teníamos más tiempo para hacer toda la zona tuvimos que prescindir de visitar San Vicente de la Barquera y Suances, como ciudades costeras de gran belleza y también Potes y su monasterio por cuestiones de tiempo, en detrimento de las ciudades asturianas de Llanes y Covadonga, (Picos de Europa) respectivamente. No obstante nos faltó obviamente ese día para poder visitarlos, ya que bien merecen la pena. Por supuesto también el Parque de Cabárceno, un safari en un medio natural impresionante, a sólo 20kms. de Santander, pero había que elegir…

Por tanto el primer día, dedicamos toda la mañana para la capital, SANTANDER donde recomendamos visitar: 

  • Iglesia Catedral de Nuestra Señora de la Asunción: Del s.XII, construida a partir de un antiguo monasterio, fue durante durante mucho tiempo una importante abadía.
  • Conjunto Monumental de la Casa Rivera-Herrera: Complejo de carácter militar, con su torre del s.SVI, alberga un palacio de la familia Rivera-Herrera.
  • La plaza de Pombo: Centro Social del centro de Santander.
  • Plaza Fortificada de Pedro Velarde: Donde se celebraba el Festival Internacional de la Música de Santander.
  • Paseo y jardines de Pereda: Conjunto Histórico Artístico por el valor artístico de los edificios y por albergar un  jardín botánico a su recorrido paralelo a la Bahía de Santander.
  • Zona del “Barrio del Sardinero”: Alberga la playa más emblemática de la ciudad, junto con el Hotel Casino y la zona deportivo-lúdica de la ciudad.
  • Palacio y Jardines de la Magdalena: Merece la pena caminar por todo el recinto. Es también un museo de la marina y fue construida para albergar a la familia real española en 1911.
  • Puerto pesquero de Santander: Seguramente, el alma de esta ciudad.
    Si os da tiempo podéis comprar productos típicos como las famosas anchoas de Santoña en el típico Mercado del Este. Si se madruga, Santander se puede ver en medio día, visitando incluso algún museo de la ciudad, como el de Prehistoria de Cantabria.

Lo dicho, compramos las anchoas de nuestro amigo Revilla y unas latas de “bonito”  y salimos “echando leches “ para Comillas. De Santander hay que decir, que es una ciudad muy limpia. Donde lo mejor es perderse entre el casco antiguo junto al paseo contiguo a la bahía. Recuerdo, que en Santander enseguida te das cuenta que el poder adquisitivo es más alto que en otras ciudades españolas. El cuidado de los jardines, parques y calles decoradas con jardineras y flores, sin duda, de lo mejor de la ciudad. En todo el trayecto se respira el aire sano, puro y fresco del norte de España, sin darnos cuenta que en realidad estamos en una ciudad respetable, en cuanto a población, si embargo se ubica en medio de un entorno natural extremadamente bien cuidado y de gran belleza. A la salida de Santander, bien avanzado el mediodía,  la niebla de la mañana empieza a disiparse y al salir el sol con mayor fuerza, nos destapa un poco más si cabe en el horizonte, el esplendor del paisaje de las suaves laderas de color verde claro de los valles cántabros. No me extraña que las vacas aquí den buena leche, porque si tuviéramos en mi tierra esta hierba y estos prados… bueno; le doy caña a la Berlingo que es tarde y hay hambre.
Llegamos tarde para comer a COMILLAS, pero a tiempo. En un restaurante junto a la plaza, la comida se antojaba abundante pues ya con el primero íbamos sobrados. Se ve que los cántabros “son de buen comer” y es que en los lugares fríos ya se sabe… El marmitako que me “metí” entre pecho y espalda estaba “de lujo” y es que Comillas también tiene puerto pesquero y los precios son más asequibles que en Santander. La verdad es que Comillas es una ciudad que impresiona gratamente, de echo es conjunto histórico artístico y una ciudad muy visitada en la región. Destaca por la belleza de sus edificios, plazas y jardines, como es el caso del Palacio de Sobrellano obra de Joan Martorell y la fuente de los tres caños, del modernista catalán Lluís Domènech i Montaner. No obstante además del paseo por sus calles, que es bastante recomendable, obviamente hay una visita que hay que hacer de forma obligada. Se trata de el Edificio “El Capricho” de Gaudí.  Impresionante, me encantó, parece sacado de un cuento de hadas y es otro de los ejemplo del Modernismo Catalán, bien cultural y junto al resto de las obras de Gaudí, Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Capricho de Gaudí. Que Visitar en Cantabria

Yo también recomendaría una visita guiada por la Universidad Pontificia de Comillas, obra también del arquitecto Domènech i Montaner, porque aparte de ver otro de los edificio emblemáticos de la ciudad, podremos comprender del por qué el crecimiento de la ciudad va ligado con la historia del Marqués de Comillas, D. Antonio López López. Una de las personas más influyentes e importantes de la ciudad. El edificio es actualmente propiedad de Gobierno de Cantabria y alberga la Fundación Comillas, dedicada al desarrollo de la lengua y cultura hispánica.

Universidad Pontificia de Comillas. Que Visitar en Cantabria

Universidad Pontificia de Comillas. Que Visitar en Cantabria

El interior del edificio el cual están restaurando, es espectacular. De todos los materiales nobles originales, al menos cuando lo visitamos y de proyectos nuevos que elevan de forma solemne la categoría del edificio. Llama muchísimo la atención el impresionante artesonado del techo del interior del edificio, por citar algo, pues subiendo las escaleras se puede ver que se trata de una sola pieza única y pertenece al casco invertido de un barco. Por último antes de salir de la ciudad, presta atención al Cementerio de Comillas. Te aseguro que no has vista nada parecido en ninguna otra ciudad europea.
Terminamos nuestra visita a Comillas, y nos dirigimos raudos hasta una de las visitas obligadas en nuestra ruta, seguramente una de los conjuntos históricos más bellos de nuestro país: SANTILLANA DE MAR. Pero antes, a mitad de camino paramos para ver las famosas Cuevas de Altamira, pero como no, se encontraba en proceso de restauración. Nos tuvimos que conformar con ver el interior de los frescos pintados en otra parte de  la cueva. Se trataba de una reproducción del original. Hay que tener en cuenta que los frescos son un ejemplo del arte rupestre en la península. No en vano tienen más de 20.000 años y a razón de como aprovechó los relieves de las rocas “el artista” y cómo supo darle el contorno a las figuras de los bisontes, bien se acertó con el nombre de “la capilla sixtina de la Prehistoria”. Lógicamente merece la pena una visita, aunque si hubiéramos visto los originales habríamos rematado perfectamente el día.
Salimos de noche ya del centro de interpretación de Altamira y nos dirigimos hasta el hotel en Santillana de Mar, que reservamos la noche anterior por Booking: Hotel Conde Duque de Santillana de Mar. Esto sin duda, uno de los hándicaps del viaje, el planificar los lugares donde dormíamos sobre la marcha, desde que salimos de Asturias. Esto nos permitía apurar mucho más los días y estirar el tiempo al máximo para visitar lo más considerado de Asturias y Cantabria. El hotel en cuestión por 50€/noche, era genial, muy cómodo y confortable… una casa noble del s. XVIII, creo recordar. Verdaderamente nos hacía falta algo así, la verdad, pues el día había sido muy “completito”. Cenamos en el restaurante al lado de la Colegiata, el cual nos habían recomendado y a dormir.
Al día siguiente, día 24, martes y la lluvia incesante nos anunciaba una mala jornada. Lo peor sin duda para hacer turismo es la lluvia… y no veas como llovía. Así que perdimos mucho tiempo. Y nos tomamos nuestro tiempo en desayunar, sólo por el desayuno que se sirve en el Hotel Conde Duque, merece la pena reservarlo. Así que aunque el día era feo y triste, digamos que al menos algo nos alegramos. Nos dirigimos atravesando todo el casco histórico hasta la Colegiata y Claustro de Santa Juliana, ejemplo del románico en España y uno de los monumentos nacionales más reconocidos. En la calle poca gente y muchos paraguas.  En general toda la villa está muy bien conservada, las calles rezuman antigüedad, los palacios y casas de piedra y la Colegiata al final en la Plaza, hace que te transportes varios siglos atrás en la historia a la baja Edad Media. La Colegiata data del s.XII, y su estado de conservación y su estilismo arquitectónico es ejemplar. La decoración de los capiteles del Claustro son espectaculares y también se encuentran en un extraordinario estado de conservación. Hay que tener en cuenta que la colegiata empezó siendo un monasterio de la orden benedictina de San Agustín. Lástima que el día no nos dejara disfrutar más de este marco singular. Santillana de Mar está considerada como una de las poblaciones más bellas de España y la verdad es que no me extraña.

Fachada de la Colegiata de Santillana de Mar. Que Visitar en Cantabria

Fachada de la Colegiata de Santillana de Mar. Que Visitar en Cantabria

Al final de la mañana y después de haber perdido mucho tiempo extra, decidimos seguir con la ruta hasta mitad de la tarde que teníamos programado y visitar el Valle del Pas. Si algún adjetivo puede resumir a Cantabria es que es una región de color verde claro. Por tanto seguimos con la programación, que era visitar más Ejemplos de Arquitectura Románica en Cantabria. Hay que tener en cuenta que al igual que Asturias, la región posee un gran valor arquitectónico, sobre todo en los edificios destinados al culto cristiano. Durante la baja edad media y puesto que ni los árabes ni los visigodos llegaron a dominar estas tierras, han llegado en muy buenas condiciones hasta la actualidad. Es más, si Asturias tal y como vimos en la anterior entrada domina el arte Pre-románico, Cantabria es un museo del arte románico al aire libre. Aquí os dejo de un buen enlace sobre lo que digo: Arte románico en Asturias y Cantabria. Además de esto, Cantabria es la comunidad que más templos protocristianos posee en España, estos templos se han ido descubriendo a través de la historia en pequeñas cuevas-capilla excavadas en la roca donde los primeros cristianos de la península realizaban sus oraciones.  .
De camino a nuestro siguiente camino, nos pasamos a ver más ejemplos del románico en Cantabria, pasaremos a conocer la Colegiata de Castañeda. Primero porque es otro ejemplo del Románico en España y porque enfrente está el Centro de Interpretación del Románico en Cantabria.
Colegiata de Castañeda. Que visitar en Cantabria Después de empaparnos bien de arte y de agua, nos vamos para Villacarriedo, damos un grato paseo por el pueblo que tiene algunos edificios de interés, bien decorados con flores en las calles y en las ventanas de las casas. Paramos a comer antes de nuestra visita de la tarde, Los Valles Pasiegos y concretamente La Vega del Pas. Ya era hora de que nos adentráramos más en el medio rural de Cantabria, el cual también tiene una gran repercusión en el ámbito sociocultural de la provincia. Ya habíamos visitado parte de la zona costera de interés, excepto los pueblos anteriormente citados y habíamos dado un repaso a lo más recomendable desde un punto de vista artístico. Así que decidimos nuestro próximo destino; Burgos, reservamos un hotel céntrico de 4*, beneficiándonos de las ventajas que tienen las reservas unas horas antes de tu llegada y listo…Parecía que iba a ser una tarde tranquila y algo aburrida porque por lo que había leído el Centro de Interpretación de los Valles Pasiegos, era más la historia de cómo se realizaba la famosa mantequilla que ya era deleite de la realeza de la época que otra cosa. Pero me equivoqué, afortunadamente para nosotros…
Subimos, pues a la Vega de Pas, disfrutando del paisaje, en lo que sería nuestro último día en tierras Cántabras. Entramos en el centro de interpretación en La Vega del Pas, tras recoger varios kilómetros por unos parajes realmente preciosos, para conocer lo iba a ser, sin duda, lo mejor del viaje. La persona encargada de contarnos como se desarrollaba la vida en los Valles Pasiegos resulta ser una extremeña que volvió a la tierra donde nació y de la que tanto sabe, porque como ella decía, tenía la parte del cráneo achatada por detrás como todos los pasiegos, producto del cruce de un mongol con un lugareño. Esto es debido a que trajeron extranjeros a estas tierras para repoblar la zona y combatir el elevado incesto, según nos explicó. Así pues, nos hizo un recorrido por su historia desde la época de los romanos hasta la reconquista cristiana, según ella, todo se cuajó aquí al lado… en Oña. Disfrutando de su conversación, nos remató el viaje de forma extraordinaria, porque además de que nos dio una lección de historia, nos contó como era la vida en los valles. Las temporadas estivales las hacían en lo alto de la montaña, trabajando la tierra a mayor altura y en unas pendientes criminales. Viviendo en casas provisionales las familias aisladas vivían todos juntos durante periodos largos de tiempo, los animales debajo y las personas arriba, en la segunda planta, de ahí que hubiera tantos casos de consanguineidad e incesto a lo largo de su historia.  El mundo Pasiego ha estado mucho, muchísimo tiempo incomunicado, es más, había muchas leyendas acerca de los vecinos pasiegos y no invitaban precisamente al turismo. El Pasiego, debido a la orografía del terreno y a su aislamiento natural y cultural, tenía que inventar un sistema más ingenioso para desarrollar su economía. Simplemente porque para recoger por ejemplo el cereal debía hacer el doble de trabajo y tenía que trabajar mucho más que cualquier otro agricultor de España. En invierno bajaban a los valles y así sucesivamente, el resto del año. Pero ojo, las mujeres hacían el mismo trabajo que los hombres, la mujer cántabra poseía un gran respeto en el entorno familiar, a veces más que el hombre. Según nos contaba esto, nos decía que es producto de que el carácter de las mujeres cántabras se ha endurecido a lo largo del tiempo, son mujeres muy fuertes y muy capaces. Toda esta parte de su investigación lo recogieron en el tratado , el cuál recomendaría para echarle un vistazo, escrito y trabajo en la red, aún es investigado por muchos científicos versados en este tema.
Volviendo de nuevo al éxito Pasiego, pasaron de producir leche a mantequilla, admirados en la “Europa Lechera” por los métodos usados para la producción de leche y mantequilla. Artilugios, muchos de ellos, inventados en los Valles Pasiegos. Los Pasiegos pasaron de la cantidad a la calidad, y la mantequilla fue tan apreciada desde siglos que las tierras pasiegas siendo de realengo, más de una vez se vieron inmersas en guerras de nobles de poblaciones cercanas, por conquistar este territorio y su economía, pero también nos contó como fueron capaces de defenderlo.
Así pues, los Pasiegos obtienen una mantequilla deliciosa como antaño, que hoy en día usan para hacer los Sobaos más ricos que puedas probar. Sobaos y Quesadillas que por supuesto compramos donde nos recomendó, al entrar al pueblo en la calle principal una tienda bien parecida, no tiene pérdida. Recién hechos, los sobaos es de los dulces más buenos que he probado en mi vida, no sé pero, podría tener 5 centímetro de grosor, impresionante… La historia de los valles, de sus gentes, de su gastronomía lo cuenta en ese tratado sobre la historia de estos valles, unas líneas que según cuenta ella, dice mucho más que la historia que de lo que se contó tras la reconquista. Cantabria y los Valles Pasiegos eran zonas de “sangre pura”, una zona interesante desde el punto de vista genético Español. En fin, una tarde fenomenal para terminar el viaje. Como han pasado ya dos años, todavía mi mujer y yo nos queremos acordar de su nombre de aquella generosa mujer pasiega y sólo recordamos el nombre de su perra: Morgana. Ojalá haya siempre gente como ella en estos centros, en estos colectivos, gente que le ponga tanta pasión a lo que hace y lo comparta de forma totalmente desinteresada. Esta foto va por ti y a por la labor que realizas.

Nos apresuramos porque nos pillaba de paso para ver otra de las Colegiatas Románicas al paso al Sur de Cantabria, la Colegiata de San Martín de Elines. Junto con la de Cervatos y las otras mencionadas anteriormente son las más representativas del arte románico en Cantabria: Colegiatas Románicas en Cantabria; Arteguías.
Salimos del Valle, por la tarde, al anochecer por el puerto del Escudo, subimos a la espalda de los Valles que no fueron capaces de traspasar ni los Romanos, por su duro clima y su inclinadas pendientes para dejar un paisaje verde esmeralda y al coronar el indicador del puerto nos encontrábamos con un paisaje marrón pétreo.  La erosión era descomunal, habíamos pasado del Oasis al desierto, entrábamos en la provincia de Burgos…

Centro de Interpretación de los Valles Pasiegos. Que ver en Cantabria

Centro de Interpretación de los Valles Pasiegos. Que ver en Cantabria

Llegamos al hotel bastante tarde y ante la gracia a la recepcionista de decirle que “hace más frío que en Burgos”  y la cara de no saber de que hablábamos dos andaluces a esas horas, decidimos irnos a dormir más pronto que tarde para emprender al día siguiente nuestro día en Burgos y dar por finalizado el viaje por el Norte de España.

Visitar Burgos

Si te ha gustado esta entrada puedes compartirla en las redes sociales, es gratis 🙂

Subscribe y recibirás en tu email el Pack de Audioguías y Guías de Viaje de las principales ciiudades turísticas en el mundo
Subscripción libre de SPAM

Deja tu consulta, pregunta o comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.