Que ver en Austria. Viena, Innsbruck y Salzburgo

Estándar

Que ver en Austria. Consejos para visitar Viena, Innsbruck y Salzburgo. Lo mejor y lo peor de viajar al país del Tirol.

…anécdotas de mi viaje a Austria en 2005 visitando Viena, Salzburgo e Innsbruck y algunos parajes de esta bella región del centro europeo para desgranar lo mejor y lo peor de lo que el país ofrece. Espero que os ayude en vuestro viaje…

Cisnes del Estanque del Palacio de Schönbrunn

  • Lo peor…

Viajar a Austria en el centro del viejo continente supone viajar a unos de los destinos elegidos por gran parte del turismo actual en Europa. Sin duda si eres amante de los paisajes y de los dulces, este es tu sitio. De todas las ciudades que tuve la suerte de visitar quizás Viena fuera la que menos me entusiasmó, pero he de reconocer que iba pre condicionado por el asco febril que me sugiere el pasado de los Habsburgo y su  Imperio. Si bien es cierto que la ciudad ha cambiado, por todos los rincones de la ciudad hay muestras del Absolutismo y el poder de la familia imperial. Sobre todo en las iglesias recargadas hasta el máximo con tal de dignificar su criticable y digno esplendor. Pero política y religión aparte Viena ofrece al viajero varias cosas que merecen la pena para dedicarle un par de días a la ciudad. En verdad la ciudad se quiere parecer a la París del Este pero el gusto refinado casi siempre está reñido con el poder y el dinero, ya lo dice el refrán la pobreza agudiza el ingenio y la familia  imperial es algo de lo que no se debía preocupar. Los palacios de los Habsburgo son extremadamente sosos por lo menos al exterior, aunque el interior ya es otra cosa… pero excesivamente recargados,  demasiado rococó que diría una amiga mía.

Panorámica del Palacio de Schönbrunn. Viena

Lo mejor de la ciudad es la expresión en algunos de sus edificios e iglesias del Barroco más elegante, es durante esta época cuando Viena contempla su máximo desarrollo en cuanto a arquitectura se refiere. A parte de este estilo artístico muy presente en la ciudad y de lo mejor que podremos admirar en ella, destaca su Catedral de estilo gótico, uno de los edificios más imponentes en la ciudad. Otra de los motivos por los cuales no me gustó la ciudad, a la par que ocurre en otras ciudades de Austria, es la usurpación de las zonas turísticas para vender de todo, lo que sea con tal de obtener un beneficio. En Salzburgo era demencial, las tiendas y tenderetes tapaban edificios y se amontonaban unas sobre otras, era Navidad y ya se sabe, hay que explotarla.

Tiendas de Salburzgo

Es cierto que las calles principales y las plazas están bellamente decoradas con motivos navideños, en esto a la región no hay quien le tosa, pero los bares, barbacoas, tiendas de souvenir y regalos sobran en algunos puntos turísticos. En cada plaza o punto de referencia turístico había un mercado, sí un mercadillo, todo lo que se pueda vender vale. Cuando visité Praga estos gestos de convivencia social se acompañaban con  espectáculos generalmente musicales en las plazas, pero en Viena da la impresión de fomentar más la venta que la cultura, por lo menos en la calle, porque Salzburgo ya es el remate, aparte de la explotación y estafa permanente de la vida de Mozart en la ciudad, los tenderetes se agolpan como si de  un zoco se tratara. El museo de Mozart vale como si se visitara el Prado, 12 euros creo recordar, para ver cuatro partituras y un clavicordio, una cama maltrecha y poco más. Lo cierto es que mi visita fue en 2005 y espero que todo haya cambiado por allí, porque me llevé una decepción absoluta, como la política de los Habsburgo. El palacio Imperial en Viena, si bien es cierto que posee una magnífica fachada, el interior es otra milonga, yo no sé cuantas vajillas, platos, cucharas de todo tipo y función y cristalería pudimos ver, además de la historia de Sissi, que para eso está la película, digo yo. Otros 10 euros y marchando para otro lado, hay que fastidiarse con lo cara que es la ciudad y lo poco contenido que posee en algunos de sus edificios más emblemáticos. Del Palacio de Belvedere sólo merece la pena la entrada y del prestigioso Schönbrunn el salón de baile; barroco y copia del de los espejos de Versalles en París y sus extensos jardines. Quizás estoy siendo demasiado crítico pero es que la estafa y la sobre explotación del turismo es algo que me indigna.

Salon de Bailes en Schönbrunn. Viena

Lo mejor…

Manifestaciones culturales e históricas aparte Viena ofrece como ya he dicho antes algunas perspectivas agradables para nuestra visita a la ciudad. Lo mejor en cuanto a cultura se refiere la música y el teatro sin duda. Si viajas en Navidad como hicimos nosotros lo mejor es asistir a las cenas de gala que se celebran en algunos palacios, con música clásica como si del s.XVIII se tratase, incluso hay quién viaja sólo a Viena para asistir a estas fiestas en Navidad. Las obras se suceden en la ciudad y es de obligada visita a asistir alguna en la Opera Estatal; de las más prestigiosas en el mundo, entre sus antiguos directores figuran Krauss, Karajan y Strauss nada  menos. Ver una ópera en este edificio es del todo sobresaliente. Lamentablemente no había entradas cuando nosotros quisimos asistir, en  fin un desastre, ya que era en 2005 hacían los años de la muere de Mozart y no pudimos asistir a Don Giovanni, la obra de Mozart con la cual se inauguró la Ópera Estatal en Viena. Por tanto intenta reservarlas con la mayor celeridad si tu visita se registra en esta época del año, pues es de los meses en que la ciudad se colapsa.  El Teatro de la Corte es otra apuesta interesante, si dominas el alemán, ya que es de los más importantes del mundo de habla alemana. Pero si Viena es famosa por su carácter musical; de las mejores del mundo, también destaca en cuanto a museos de obras de arte; sobre todo de pintura. El Museo de Historia del Arte se encuentra en un gran edificio en la Plaza Maria Teresa y fue inaugurado por el emperador Francisco José I de Austria. Alberga toda la colección de los Habsburgo, es lógico que sea de los más ricos del mundo, de hecho fue el primer museo de bellas artes en la historia.

Museo de Historia y Bellas Artes de Viena. Alberga gran colección de los Habsburgo en su interior.

Hay otros museos de arte de prestigio en la ciudad como sucede en el Barrio de los Museos que casualmente durante nuestra estancia en Viena recogía obras de los más importantes museos internacionales durante ese mes de Diciembre de 2005, pero cierran pronto y lo tuvimos que recorrer literalmente corriendo, cada vez que me acuerdo del viaje me entra mala leche, quizás por eso el viaje a Austria sea de las últimas entradas del blog. Además de las colecciones presenta un amplio resumen de lo más interesante del arte austríaco y alemán a partir del s.XVI en la ciudad, destacando sobre manera las obras del genial pintor austríaco Gustav Klimt. “El Beso” se expone en este museo, y nos gustó tanto que compré una copia al óleo en la Escuela de Arte de Madrid para decorar una amplia pared de mi casa. Como ya dije antes la Catedral de San Esteban y su  escalinata esculpida del púlpito en su interior de lo mejor de la ciudad, junto con la Iglesia Barroca de Karlskirche, son realmente sublimes. La Catedral es una joya por dentro y por fuera, edificada inicialmente en estilo románico y románico tardío se terminó en el s.XIV en estilo gótico actual. El interior prácticamente barroco en su totalidad es espectacular, al igual que la iglesia de Karlskirche, no dejéis Viena sin visitarla.

Lateral y tejado de la Catedral de San Esteban en Viena. Austria

Otra razón para viajar a Viena es la decoración de navidad, en las tiendas de las plazas se pueden comprar todo lo necesario a buen precio, de esto no me quejo porque forma parte de la tradición y es aquí donde comprarás artículos navideños realmente preciosos. En otras tiendas de productos típicos, los dulces y el chocolate son riquísimos, de una concentración tal que amarga, pero deliciosos. Mi mujer que es una galga disfrutó como una enana, y yo también, había chocolates con frutos  secos que no he saboreado ni visto en mi vida. La gastronomía austríaca es parecida a la de Hungría o la república checa, pero es algo más sosa. Realmente la ciudad lo es en sí misma, pero es que la húngara es impresionante. Salchichas por doquier en las famosas tabernas y en Diciembre en los puestos al tal efecto en la calle con mucho frío y embutidos de todas las clases. Otra de las cosas buenas que posee la ciudad son las tiendas, en la calle Kartner y Grabe aquí podremos comprar abrigos de lana para el frío invierno a precios relativamente módicos, pero sin duda de una gran calidad. En cuanto a Salzburgo lo mejor eran las excursiones a los Lagos que es muy recomendable si disfrutas del paisaje tanto como yo, pero como no pudimos ir lo único que cabe destacar es el museo mejorable del Castillo de Salzburgo, donde al menos las vistas sí merecieron la pena.

Vistas de Salzburgo desde el Castillo Fortaleza de Hohensalzburg. Austria

Dentro de la explotación de Mozart que sufre la ciudad, se celebran muchas óperas y conciertos en diferentes palacios y museos, pero merecen mucho más la pena en Viena. Lo mejor de Austria además de lo que arriba he escrito,  para mí como ciudad fue Innsbruck, que además en ese mismo año recibió el premio a una de las ciudades góticas más importantes en Europa por la Unesco. En ese mismo año también fueron galardonadas Siena y Brujas, dos de las ciudades que también he tenido la suerte de conocer y que recomiendo encarecidamente. Innsbruck posee todo lo que le falta a Viena y todo lo que no tiene Salzburgo. Es curioso como te llegan a sorprender algunas ciudades que no tendrías en cuenta visitar por otras que esperas lo máximo de ellas, esto es algo habitual en cualquier viajero, creo yo. El centro histórico de la ciudad y algunas de sus iglesias son impresionantes, la tradición y la cultura se experimenta más aquí que en la capital, esto es sólo una opinión lógicamente. Nos llovió, y mucho, pero no impidió que admiráramos esta bella ciudad. Los paisajes como en el resto de Austria impresionantes, lo mejor del viaje.

El cruzar los Alpes desde Alemania; concretamente Fusen y Heidelberg muy recomendables también, fue una experiencia única. Atravesar el valle del Rhin junto a la frontera de Suiza para luego al finalizar el viaje, bajar hasta Italia por el Paso del Cabrero es algo alucinante. Por tanto si quieres ir a Austria, hazlo en verano, pasa de Salzburgo, pero visita los lagos y dedica no más de dos días a Viena y otro a Innsbruck y reserva todo el tiempo que puedas a recorrer el país, cualquier pueblo o paisaje le  gana de sobra a todo lo que te puedan contar sobre Viena y Salzburgo, exceptuando los museos y la cultura musical de la capital. Ah, se me olvidaba otra de las cosas que me encantó de mi estancia en Viena fueron las cafeterías, sí, hay que ir a las que se encuentran en el centro para admirarlas, no se puede contar por escrito. La elegancia y decoración como en el s.XIX es de lo mejor de la ciudad, y aquí también podremos degustar los mejores dulces del país. La estancia en los apartamentos con desayuno en plan familiar fue espectacular al igual que el trato y es que no he vuelto a desayunar tan bien desde que abandoné el país.

Noria del Prater de Viena. Austria

podrás encontrar apartamentos a buen precio en el centro de Viena, el trato de la gente es de lo mejor del viaje. Para moverte por la ciudad utiliza el metro, lo más recomendable para dispersarte por Viena. Y estas son las sensaciones personales de mi estancia en el país, no en vano tendré que visitarlo de nuevo para quitarme la espina que tengo, pero esta vez aprovecharé para dar una vuelta en coche por la región alpina, además de visitar lo que no pude hace cuatro años.

…el único consuelo que me queda es que allí ganamos la Eurocopa así que borrón y cuenta nueva, pronto nos veremos y solucionaremos nuestras diferencias viajeras. Espero que mucho de lo peor haya cambiado, de hecho en 2009 Austria supera a España en índices de turismo, supongo que la calidad turística habrá aumentado y haga de esta bella región un lugar con más contenido que cuando yo fui. Hasta pronto Austria… nos volveremos a ver…

Si te ha gustado esta entrada comparte en redes sociales o deja algún comentario, gracias 🙂
Subscribe y recibirás en tu email el Pack de Audioguías y Guías de Viaje de las principales ciiudades turísticas en el mundo
Subscripción libre de SPAM

2 Commentarios

  1. Hola me ha gustadl mucho tu entrada.. Viajo ahora a principios de julio a praga y viena.. me ha encantado la foto que tienes puesta de las casitas y el rio. donde es?? es precioso!!!. Enhkrabuena por tu blog. un salhdo. sagrario

    • Hola Sagrario, me encanta que te guste… La foto a la que te refieres pertenece a la región de los Lagos de Salzburgo. Si te gustan los paisajes, es algo que no te podrás perder.
      Por otro lado si vas a visitar Praga en el blog encontrarás buena información para un itinerario de 4 días, basado en mi viaje a esta capital europea. Gracias por tu comentario y que tengas buen viaje!!!

Deja tu consulta, pregunta o comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.