Museos de Estambul. Museo Arqueológico

Estándar

Dentro de los museos de Estambul, uno de los más importantes en la ciudad y en el mundo es el Museo Arqueológico.

Sarcófago de Alejandro Magno en el Museo Arqueológico en Estambul

A pesar que abriera sus puertas en el s.XIX la colección de piezas griegas, romanas, bizantinas y de otras civilizaciones colindantes hacen del Museo Arqueológico de Estambul uno de los más importantes en el mundo en su género. Las 20 salas contienen obras de arte proveniente de las diversas excavaciones realizadas en Turquía y territorios colindantes. No en vano la Península de Anatolia fue cuna de civilizaciones como el Reino Hitita, contemporáneos de los Egipcios, miles de años antes de Jesucristo. Estas tierras también sufrieron el azote de los Persas entre otros invasores. También esta época vio renacer a una de las ciudades más prósperas de la antigüedad; Troya. La parte asiática al otro lado del Bósforo, bañada por el Egeo fue el lugar de residencia cuando los griegos conquistaron el territorio, en las campañas de Alejandro Magno, fundando prósperas ciudades como Éfeso o Mileto. Cuando se fundó Bizancio un nuevo renacer en el arte clásico con influencias orientales da paso al Arte Bizantino, donde Estambul es un Museo en sí. Después Roma y luego el Imperio Otomano completan la impresionante colección que alberga este Museo. Un Museo del arte de la antigüedad, de algunos de los Imperios más importantes en la historia de la humanidad, realmente sólo falta el Egipcio. El complejo se encuentra situado cerca del Palacio de Topkapi, junto con el Museo de Oriente, que alberga colecciones de Mesopotamia y de Anatolia y el Tratado de Kadesh; el tratado de paz que firmaran egipcios e hititas 3000 años a.C, grabado en un pergamino es el más antiguo que existe. En el Museo Arqueológico destaca sobremanera por el hallazgo de los sarcófagos de los Reyes de Sidón (antigua ciudad en el actual Líbano), considerado el mayor descubrimiento del s.XIX y motivo por el que se construyó el museo. Las piezas de arte funerario pertenecientes a la dinastía son impresionantes y tienen miles de años de antigüedad, pero el más llamativo es el que narra la batalla de Alejandro Magno con los Persas. Diodoro describió la tumba de Alejandro hecha en oro en un carruaje con toda clase de lujo, siendo posteriormente robada y trasladada a Alejandría por Ptolomeo. La tumba sobrevivió hasta la llegada del Imperio Romano y desde aquí se le perdió la pista. Durante mucho tiempo se pensó que el Sarcófago encontrado en Sidón podría contener los restos del General Macedonio pero las últimas investigaciones descubrieron que se trataba de Abdalónimo, a quién Hefestión nombró Rey de Sidón por orden de Alejandro Magno, enterrado junto a su dinastía. Por esto es conocido como el Sarcófago de Alejandro y es una de las piezas más importantes del museo. El Museo Arqueológico contiene además una colección de más de 45000 libros antiguos, además de otras piezas de museo, donde historiadores y teólogos, prosiguen su investigación. Los Museos de Estambul, al menos los más importantes se encuentran en el recinto del Palacio, necesitarás casi un día para ver los Museos y el Palacio de Topkapi, que a su vez es un Museo del Imperio Otomano. Sin duda uno de los lugares que no te podrás perder en tu visita a la vieja Constantinopla, por esto es uno de los lugares más visitados en Estambul. Debes saber no obstante que el Museo y el recinto de Topkapi cierra los lunes y sólo abre sus puertas de 9,30 a 16,30,  así que aprovecha el tiempo lo más que puedas. El Museo del Antiguo Oriente merece menos la pena, salvo por el Tratado de Kadesh, le da quizás demasiada importancia a la colección de azulejos de Iznik del s. XVI de la que debiera, pero Topkapi y el Arqueológico son ineludibles.

Subscribe y recibirás en tu email el Pack de Audioguías y Guías de Viaje de las principales ciiudades turísticas en el mundo
Subscripción libre de SPAM

Deja tu consulta, pregunta o comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.