Historia de Praga y Bohemia

Estándar

Conocer la historia de Praga y de Bohemia es fundamental para organizar la visita a la ciudad.

…es imprescindible a la hora de visitar la Capital de Bohemia conocer su increíble historia, pues de otra forma no lograremos sacarle el máximo partido a nuestra visita a la ciudad. Una ciudad que guarda celosamente  disputas de monarcas y clérigos contra Nobles Bohemios, de la plebe contra guetos y suburbios judíos, de la opresión Nazi y el comunismo más severo contra la revolución más dinámica en pos de la libertad y la del individuo. En contra, el Totalitarismo de los Habsburgo y Soviético,  para llegar a ser el país democrático y libre que es hoy día…

El Moldava ha visto rejuvenecer en sus aguas a la ciudad libre y Socialdemócrata que es hoy día, de reconocido desarrollo Socio-Económico en todo el mundo y una ciudad con una cultura e historia que impresiona a todo aquel que la visita.

Detalle del Reloj Astronómico y más famoso de Praga

Fundación de la Ciudad: Praga y Bohemia

La Ciudad de Praga se remonta hasta el VI a.C con asentamientos de pueblos Celtas y posteriormente de los pueblos Germánicos venidos de Centroeuropa. Más tarde fueron conquistadas estas tierras por los Eslavos, otra tribu central de Europa hasta llegar a comienzos de la Baja Edad Media. Según la leyenda de Libuse, la ciudad de Praga se fundó en el s.IX. De su matrimonio con Premysl, que fundada la Dinastía Premysleda, una antigua dinastía checa  considerados los antecesores a los siguientes reyes que reinaran  la antigua Bohemia, edificando un castillo en frente del actual en la ciudad, en el margen derecho del Moldava. Bohemia en esta época comprendía la actual República Checa, Moravia y Silesia. Estos reyes reinarían bajo el Sacro  Imperio Romano en el 950, obligados a reconocer la supremacía alemana, pasando el reino de Bohemia a manos de las dinastías Germánicas. Durante esta época varias oleadas de judíos mercaderes llegaban a la ciudad situándose a la orilla del Castillo en lo que hoy es el barrio de Hardcany en el 965, instalándose en uno de los guetos más antiguos de Europa Central. Más tarde se asentarían al Sur de Stare Mesto o Ciudad Vieja en lo que hoy es el Barrio Judío de Josefov en Praga. Durante este periodo se desarrolla la ciudad judía en Praga con la construcción de edificios administrativos y Sinagogas, la sinagoga Vieja-Nueva de 1270 es la más antigua de Europa.

Época Medieval: Desarrollo Socio-Económico

A lo largo la época medieval los judíos desarrollaron un próspero comercio lo que enfurecía a las masas locales que los detestaban desembocando en revueltas contra ellos y su cultura, afincándose en el gueto de la ciudad y separándolos de la ciudad mediante muros, pero estaban protegidos por el Rey al cual financiaban en sus proyectos y guerras. Aunque no todos los reyes de Bohemia prestaban protección al pueblo judío de Praga, lograban sobrevivir a duras penas ya que tenían dinero para subsistir, pero en esos periodos se producían las revueltas más sangrientas. La ciudad tuvo una mayor expansión fundando el Rey Otakar II el barrio de Malá Strana en el s. XIII al lado opuesto del río de donde se fundó el  emplazamiento antiguo de la ciudad, la Stare Mesto o Ciudad Vieja en el s.IX. Pero no fue hasta el s.XV cuando la ciudad de Praga obtendría su máxima expansión social y económica, de la mano de Carlos IV (Karlova), añadiendo un nuevo núcleo; la Nove Mesto o Ciudad Nueva al antiguo; Stare Mesto ampliando el casco antiguo de Praga y uniendo éste núcleo al barrio de Mala Strana por el Puente de Carlos, que sustituyó a otro antiguo que se derrumbó en 1342 y que propició el comercio al otro lado del río Moldava. Carlos IV, es el rey más apreciado por los Checos, de hecho fue el que impulsó la construcción de la primera Universidad de Europa Central en la ciudad de Praga. Praga a caballo entre el Cristianismo influyente Germánico y el Protestantismo de la Aristocracia Bohemia, también tuvo hueco en la historia de la religión con las revueltas entre el Rey Segismundo y Jan Hus, protestante del s.XV en Praga.

Jan Hus en Plaza Store Mesto. Praga

Sus seguidores se conocen como Husitas y son un símbolo de la vieja cultura de Bohemia. Hus fue declarado hereje tras el Concilio de Constanza por la Iglesia Católica en pleno Cisma de Occidente, mandado quemar en la hoguera, pero los husitas no habían echo otra cosa que revitalizar el sentimiento nacionalista de Bohemia. Por su situación y por cuestiones políticas pasó a manos de los Habsburgo en 1526, tras los reinados en los dos siglos anteriores del los reyes de Luxemburgo y posteriormente desde 1471 gobernada por linajes húngaros. Formó parte de esta  forma del Imperio Austriaco, convirtiéndose en otra provincia más de la poderosa casar real austríaca, lo que enfurecía a la Aristocracia Bohemia, protestantes y adversos al Sacro Imperio Germánico por usurpar el antiguo trono de Bohemia, ya que profesaban el Catolicismo. Es durante esta época cuando tiene lugar la primera expulsión de los judíos en Praga, cuando los Católicos se apoderan de la religión en la ciudad y los nuevos reyes no están necesitados de su financiación, con lo que quedan desprotegidos ante el odio xenófobo de la población y huyen a lugares más seguros en Bohemia y Centroeuropa. Desde que en 1344 se colocara la primera piedra por el Arzobispo de Praga en presencia del Rey de Luxemburgo para la construcción de la Catedral de San Vito en el interior del Castillo de Praga, el edificio sufriría daños por las revueltas husitas durante el s.XV. Finalmente con la llegada de los Habsburgo al poder se desarrollaría su construcción a partir de 1526 de una de las joyas del arte gótico en Europa.

Nave Central Catedral de San Vito. Praga

S.XVII-XVIII y XIX: Desarrollo Cultural

A principios del s.XVII Fernando I de Habsburgo fue elegido rey de Bohemia y Hungría, envió a dos concejales católicos para anunciar su llegada, pero fueron arrojados por las ventanas del castillo de Praga, lo que se conoce como la Defenestraciones de Praga, esto fue el detonante que desembocó en la guerra de los Treinta Años. Una de las primeras guerras se libró en Praga, la Liga Católica Alemana con el apoyo de soldados españoles y de los Países Bajos(dominio español) se enfrentaron a los protestantes Checos en la batalla de la Montaña Blanca en 1620 saliendo victoriosos, pasando definitivamente Bohemia a manos de los Habsburgo y promoviendo la llamada Germanización de Bohemia. En la ciudad se puede apreciar la Iglesia que conmemora la victoria del Catolicismo frente al Protestantismo en el barrio de Malá Strana. Aunque la guerra de los Treinta Años fue iniciada por el conflicto religioso de la época, se trataba de una reorganización política en la Europa Medieval. Los partidarios de la Reforma Protestante promovida por Lutero y Calvino y los de la Contrarreforma promovida por el Papa VI, contra los protestantes, más específicamente contra Lutero, sacerdote Católico alemán de la orden de los Agustinos. La guerra se acabó con el Tratado de Westfalia en 1648 en pos del equilibrio y hegemonía política y religiosa de Europa. Más tarde se producirá la segunda expulsión y definitiva de la etnia judía de la ciudad en 1741, desterrados y expropiados  con sus riquezas a cuestas vagan por Europa en busca de un lugar donde asentarse, la mayoría emigran a Estados Unidos. Durante los s.XVIII y XIX tuvo una gran expansión comercial con toda Europa, con la llegada de gran cantidad de mercaderes del viejo continente, construyéndose gran cantidad de Palacios e Iglesias preferentemente en estilo Barroco por toda la ciudad y durante el s.XIX. En esta época Hungría forma alianza total con Austria formando el Imperio Austro-Húngaro y se desarrolla de forma brillante la cultura musical en Praga, construyendo el Rodolfinum, el Teatro Estatal y el Museo Nacional.

Entrada al Castillo de Praga

SIGLO XX: Primera y Segunda Guerra Mundial

La Primera Guerra Mundial se declaró tras la invasión del Imperio Austro-Húngaro en Serbia por el dominio de los Balcanes, pero contó con la ayuda de Rusia que protegía a los países del Este Comunista. La guerra terminó a escala mundial. Los aliados Canadá, Japón, Gran Bretaña, Estados Unidos, Francia, Italia, Bélgica y Portugal contra los Imperios Austro-Húngaro, el Imperio Otomano y Bulgaria. Tras la primera guerra Mundial  se fundaría Checoslovaquia en 1918 tras liberarse de la dominación Austrohúngara derrotada en la guerra, hasta la invasión de Hitler en 1939 junto con Polonia que desencadenaría la Segunda Guerra Mundial, la más sangrienta de todas las guerras donde murió un 2% de la población mundial.  Dada la  diversidad étnica de la población, fueron testigos de la persecución de los judíos que volvieron a la ciudad tras la primera guerra mundial, erradicados posteriormente la mayoría en campos de concentración y exterminio, como el de Terezin cercano a Praga. Tras la posterior liberación Soviética en 1945, Checoslovaquia estaría bajo la dominación del régimen comunista, como otras grandes capitales del Este de Europa por la ayuda prestada por Rusia. La dominación comunista duró en Chequia dos décadas hasta la Primavera de Praga, movimiento revolucionario de 1968 en contra del totalitarismo soviético, por un tipo de comunismo más libre y democrático. Tal acontecimiento produjo la entrada de los ejércitos soviéticos en la ciudad seis meses más tarde, amparados en el Pacto de Varsovia (alianza comunista del Bloque del Este liderado por Rusia contra la Otan y el posterior rearme de algunas capitales europeas incluida Alemania Federal tras el Tratado de París). No sería hasta 1989 cuando se inició la llamada Revolución de Terciopelo, comenzaría entonces la decadencia del socialismo soviético en el Este Europeo, siendo Praga el inicio de la revolución. Tras perder poder el partido comunista Checo en pos de un régimen más liberal y democrático comienza un periodo nuevo para el Este de Europa, con la ayuda de la proclamación de la Perestroika por Górvachov en la Unión Soviética, que desembocó en la caída del Comunismo en 1993. A Chequia le siguen Hungría, Rumanía, Bulgaria, Polonia con Leg Walessa y el resto del Bloque Comunista del Este, com se puede apreciar en el Museo Nacional de Budapest). La escisión tras la Revolución de Terciopelo que fue de carácter pacífico hizo que  Chequia se partiera en la República Checa y Eslovaquia (antiguos Bohemios) en ese mismo año. En el 2000 las revueltas más importantes contra la globalización y el capitalismo se iniciaron como no otra vez en Praga, contra el FMI y el Banco Mundial, generó grandes disturbios en la ciudad.

Vista del Castillo de Praga

Praga capital de la República Checa y de la Antigua Bohemia, pionera del Socialismo protestante más liberal y democrático, donde se mezclan culturas como la cristiana protestante y la católica con la judía, es a todas luces un país echo a sí mismo. Durante más de diez siglos ha luchado por sus ideales políticos y religiosos, para mantener la esencia de la antigua Bohemia tras varias revueltas sociales, políticas y religiosas y sufriendo dos guerras mundiales. Un ejemplo de lucha y coraje para ser lo que es hoy día, una ciudad con una historia y una cultura impresionante en paz y armonía. Una vez que conocemos la historia de la ciudad ya estaremos preparados para visitar esta magnífica ciudad…

Atardecer sobre el Moldava. Praga

Para más info: Guia para Visitar Praga en 4 Dias

Si te ha gustado la entrada compártela en las redes sociales 🙂

 

Subscribe y recibirás en tu email el Pack de Audioguías y Guías de Viaje de las principales ciiudades turísticas en el mundo
Subscripción libre de SPAM

Deja tu consulta, pregunta o comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.