Brujas en un Dia. Ciudades de Bélgica

Estándar

VISITAR BRUJAS EN UN DIA, ES PASAR UNA AGRADABLE TARDE EN UNA DE LAS CIUDADES MÁS BELLAS DE TODA EUROPA. RECORRER SUS CANALES EN PRIMAVERA ES ESPECTACULAR.

  • Algo de Historia…

La región costera de Flandes Occidental fue habitada ya por los romanos hasta que fue literalmente tragada por el Mar del Norte en el s.V. Sus posteriores colonizadores, francos y Frisones, rápidamente se convirtieron al cristianismo y conquistaron las tierras que el mar abandonaba. El centro pronto se instauró en la llanura pantanosa, como ocurriera en Ámsterdam. La ciudad resistió a los ataques de los Vikingos hasta el s.X, construyendo una ciudadela infranqueable, en los datos de un documento francés del 890 ya aparece el nombre de Brujas. Pronto la ciudad se convertirá en uno de los centros comerciales más importantes durante el Medioevo, convirtiéndose en un gran centro comunal de artesanos y comerciantes.  Mercaderes adinerados extranjeros se empiezan a establecer en Brujas y la población crece notablemente, los más opulentos aprovecharon la inestable situación política de la ciudad y consiguen controlar y monopolizar el tráfico comercial en Brujas, en detrimento de los artesanos del pueblo, que son sobreexplotado sobremanera. En 1301 el rey francés conquista Flandes, anexionándolo a Francia y acabando con las rebeliones. Los partidarios de la dominación francesa y los patricios(del partido de la Lys), en y por otro lado los hombres del pueblo(con estandarte de la Garra de León, el león de Flandes) en disputa por el poder de la ciudad. El pueblo acabará masacrando a los nobles, iniciándose así una revolución por todos los rincones de Flandes, hasta la victoria final ante los caballeros franceses en la batalla de Coninck en mayo de 1302. La independencia de Flandes ya era un hecho, consiguiendo que los gremios tuvieran de nuevo corporaciones en el gobierno de Brujas, aboliendo así el gobierno oligárquico de los ricos comerciantes, aboliendo el monopolio comercial. Posteriormente el poder volverá a manos francesas de la mano del último conde flamenco, presionado por la crisis y la peste negra que asoló Europa en el s.XIV, casándose con la única hija del Duque de Borgoña. Brujas sería desde esta época la residencia favorita de los nobles franceses, creciendo vertiginosamente durante el s.XV, siendo escenario de grandes fiestas públicas y poblado con grandes artesanos y los antiguos pintores de la escuela flamenca. A finales de siglo la única hija de la Casa Borgoña se casará con el archiduque Maximiliano de Austria, cuando muere ella, los Habsburgo pasan a dominar la ciudad. Con la entrada triunfal de Carlos V en 1515 en la ciudad, el nuevo rey de Flandes, heredero de los Habsburgo y la Corona Española, Brujas conocerá su máximo esplendor hasta el s.XVI, para entrar en la más absoluta decadencia durante el s.XVII. Con la entrada de Napoleón, que saqueó la ciudad, como ya hiciera por toda Europa, se restableció la Liga de Lys, volviendo a gobernar la provincia de las Flandes Occidentales, hasta su independencia final de Bélgica en 1830. La pérdida de tierra de la llanura en favor del mar, permitió con obras hidráulicas descomunales, la apertura de nuevo del puerto de Brujas, restableciendo el mercado con Europa desde el Mar del Norte. Los escudos heráldicos y blasones de las ligas y los gremios se encuentran por toda la ciudad, testigos de la historia por el poder de una de las ciudades con los mejores artesanos textiles y de tapices de toda Europa. El blasón de Brujas es un enorme Oso con el escudo de la ciudad, símbolo de una antigua leyenda, en la que un joven príncipe flamenco venció a un oso, tras el rapto de la hija del Rey Carolingio, Carlos el Calvo.
Canal de Brujas. Brujas en un dia

  • Que Visitar en la Ciudad y por qué…

Brujas es una de las ciudades más visitadas en Bélgica y el Norte de Europa por sus bellos canales que le dan un encanto especial a la ciudad. Las zonas más visitadas de la ciudad es el casco histórico, desde donde Brujas comenzó a convertirse en la ciudad que es hoy día, en la Plaza de Burg, podremos contemplar nueve siglos de arquitectura de sólo un vistazo. La plaza es grandiosa y espectacular, ciertamente un museo al aire libre. En la plaza se puede comer barato en los puestos de salchichas situados a un lado de la plaza y si tu visita es en Domingo u otros días festivos locales, podrás disfrutar de espectáculos musicales tradicionales, como fue nuestro caso. En la misma plaza el edificio del Prebostazgo se alza con gran belleza barroca sobre los demás. El edificio sería la residencia principal de la Catedral de Saint-Donation, hoy desaparecida, desde que los máximos dignatarios eclesiásticos fueran caballeros de Flandes por herencia directa desde 1089 a 1559. a partir de esta fecha Brujas se convertiría en sede episcopal y el título de preboste pasaría al primer Obispo de la ciudad. Otro de los edificios importantes de la plaza es la Casa Consistorial de Brujas, que fue cabeza de partido de las Flandes Occidentales, manteniendo el espíritu gótico del s.XV. La fachada está decorada por columnas recientes de personajes que marcaron la historia de Brujas y del condado de Flandes, todos con el símbolo de la Garra de León, de los partidarios de los gremios del artesanos del pueblo. Desde el s.XIV el Palacio alberga la sede admirativa comunal, que llevó a la ciudad a ser una de las más ricas de Europa. El edificio alberga una de las estancias más visitadas de la ciudad, la sala gótica, con techumbre de madera y bóvedas impresionantes ojivales que descansa sobre ménsulas de madera esculpida con escenas bíblicas. También en la plaza se encuentra el Franc de Brujas, uno de los edificios que se mantenía independiente de la fortaleza condal y de la administración consistorial de la ciudad, pues obedecía a la política de señores independientes al condado de Brujas. Lo más destacable es el hogar de Franc, realizado en 1528 por Lancelot Blondeel, escultor local. La obra relata la victoria de Carlos V sobre el rey de Francia en al batalla de Pavia, y está esculpida en alabastro, madera de encina y mármol negro, una obra de arte. Al lado del emperador se encuentran las figuras de Maximiliano de Austria y María de Borgoña y al otro los Reyes Católicos. También cuelgan retratos de las Casas de Austria y España. La sala se completa con el artesonado en madera, techo y paredes, que relatan historias de la biblia. Hoy es la sede de la administración de Brujas, no en vano eran las antiguas escribanías de Brujas. La Basílica de la Santa Sangre completa la parte más antigua de Brujas, el Burg, que se comunica con una calle a la extensión de la Plaza en Brujas, la Markt o Plaza de Breydel y Coninck, donde se erige una hermosa estatua en honor a la victoria en la antigua batalla contra los caballeros franceses. La basílica es llamada así porque un caballero flamenco, el conde Thierry de Alsace, trajo la reliquia desde tierra santa durante las cruzadas, ofreciéndosela a la ciudad. La iglesia de estilo románico se construyó a propósito para albergar la reliquia, ya que originalmente era la Capilla del Burgo. En el interior destaca el Oratorio románico del s.XII, uno de los más antiguos de la región. La sangre supuesta de Cristo se encuentra en el interior de una urna obra de orfebres locales, dentro de cristal de roca. Entrando por la calle a la parte nueva de la Markt nos toparemos con uno de los símbolos más emblemáticos de la ciudad. El Atalaya o Beffroi de Brujas. La imponente torre es el símbolo a la libertad y denuesta la prosperidad y potencia de Flandes. La torre posee 83 metros de altura y desde aquí lograremos unas inmejorables vistas de la ciudad. En la cima, el instrumento más famoso de Brujas, el tañedor de carrillón, con nada menos que 47 campanas recibe a los que consigan subir los 330 escalones del edificio. La plaza termina con el Palacio Provincial, de estilo Neogótico ocupa todo un lado de la Plaza y fue  tras la independencia de Bélgica la sede administrativa de la recién creada capital de las Flandes Occidentales. La Central de Correos y la Casa de Craenenburg, del mismo estilo, encierran el centro de la ciudad, que junto con el Burg, contienen los edificios más importantes en Brujas. Al lado de la casa anterior, otra llama poderosamente la atención, se trata de la Casa de Bouchoute, la más antigua de la Markt, del s. XV. En esta vivienda se encerró Maximiliano tras varias revueltas por la subida de impuestos en Brujas. Tras las visitas a estos edificios de la enorme plaza, prácticamente son una, volvemos a la zona más antigua de la ciudad para ver lo que atrae a tanta gente a Brujas. Realmente se trata de una ciudad medieval y en su distribución muy parecida a otras europeas con canales, como Estrasburgo. Pero lo que realmente hace especial a Brujas es que puedes recorrer su canal concéntrico por  el casco antiguo admirando la gran diversidad arquitectónica de sus edificios,  en un medio natural perfectamente integrado, realmente la hacen una ciudad encantadora. No en vano Brujas fue elegida por la Unesco como una de las premiadas junto a Siena e Innsbruck, a la capital gótica mejor conservada en 2005. A la espalda del Burg, pasando por el Arco de la Cancelleria, de estilo Renacentista, llegamos al Barrio de los Curtidores y al Mercado del Pescado, justo los separa el canal. Antes de atravesar la calle, justo tras el Burgo, al norte, se encuentra el antiguo Palacio de la Casa Borgoña, residencia de los nobles franceses cuando estaban en la ciudad, construido en el s.XIV. Desde este palacio se promovió la famosa escuela flamenca, desde donde salieron figuras artísticas de la talla de Van Eyck. Las figuras originales del edificio de la Cancelleria fueron saqueadas durante la revolución francesa y fueron sustituidas por las originales. El edificio data del s.XVI, está vinculado directamente al mundo del derecho, una de sus figuras mantiene a Moisés erguido con las Tablas de la Ley. A través de la Calle de el Asno Ciego, llegamos a los “Reien”, que son los típicos canales de Brujas, junto al Mercado del Pescado y la Plaza de los Curtidores, otra vez muy parecido a Estrasburgo, pero la ciudad francesa no posee tanto patrimonio. Desde aquí podremos hacer el tour en barca por los canales, contemplando la belleza de la ciudad desde sus canales, algo muy recomendable sobre todo si hace buen tiempo. La ciudad está repleta de iglesias o basílicas, entre otras la Iglesia de Nuestra Señora, se alza con un campanario en ladrillo que seguramente es el más alto de Europa, al Sur de la Plaza. En su interior el impresionante mausoleo de los Duques de Borgoña y sobre todo la escultura de La Virgen con el Niño de Miguel Ángel, que hacen imprescindible su visita. Por esta parte de la ciudad también podremos admirar la Catedral de San Salvador, una de las construcciones góticas más antiguas de Brujas, del s.XIII. En el interior destacan el Coro Barroco y los Tapices del s.XVIII, de artesanos y artistas flamencos. En esta parte de la ciudad se encuentra también el llamado lago del amor, uno de los lugares más románticos de la ciudad. De vuelta otra vez al casco antiguo, podremos visitar el Museo Groeninge, sólo por ello merece la pena ir a Brujas. Varias colecciones ilustran la evolución de la pintura flamenca desde el s.XV hasta hoy.Van Eyck, Memling, Van der Goes, entre otros comprenden obras de los artistas más primitivos de la famosa escuela. Al lado otro Museo, el de Gruuthuse, expone en una impresionante casa señorial que perteneció a ricos comerciantes en el s.XV, antigüedades, mobiliario y objetos de arte. Bueno en fin hasta aquí podrás visitar lo más importante que posee Brujas en un día, pero si dispones de más tiempo, la ciudad está llena de rincones por descubrir, lo mejor es perderse paseando. Podrás visitar la Galería de los Burgueses, que contiene los archivos nacionales e  incluso la Iglesia de Jerusalén, al norte del Burg. La cripta y la iglesia son calcadas al Santo Sepulcro de Jerusalén, de ahí su nombre y contemplar la arquitectura de otros Palacios y Casas señoriales como la Casa de Luxemburgo o las Casas de los Gremios, como la de los Arqueros y Ballesteros de San Sebastián. Brujas alberga una cantidad de edificios de gran valor arquitectónico, de varias épocas, testigos de la historia y el esplendor de la ciudad durante parte del Medioevo, como la Casa de los Encajes, que junto con la anterior de los Gremios, todavía están en activo. De hecho el arte del encaje era un lujo en la corte hasta el s.XVII y los de Brujas los de más prestigiosos en Europa. Estos edificios se encuentran más al Norte del Burg y bajo mi punto de vista de menos importancia, por tanto si dispones de sólo un día, úsalo para visitar el centro, la Iglesia de Nuestra Señora y el Museo Groeninge y da un paseo por barca para contemplar el resto de la ciudad desde el canal.
Brujas en un dia, una ciudad amante del arte y nación de los mejores artesanos textiles, artistas, orfebres y capital de los Gremios en Europa. Comerciante por naturaleza cuyo esplendor se registra en la mayoría de sus edificios, en un entorno de belleza romántica de su pasado francés. Sin duda un buen lugar para hacer una parada de un día en cualquier recorrido por Europa o una visita rápida si nuestro destino es Bruselas o alrededores.

  • Links de Interés:

Brujas Turismo

TODO PARA EL VIAJE EN TU EMAIL... SUBSCRIBE YA!
Recibe GRATIS el Pack Libro de Viajes. Audioguías, guías de viaje y mucho más...
We hate spam just as much as you

Deja tu consulta o cometario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.